MONGOLIA: "LUEGO DIRÉIS QUE LOS JÓVENES NO SE IMPLICAN EN POLÍTICA"

Pablo Hasel no está solo: la gente de Mongolia, El Jueves o la concejala del PSOE gallego también desbarran en Twitter

Max Pradera asoma la patita: "El presidente dice que 'no me lo esperaba'; ¿es que alguien va por la calle esperando que le caiga una hostia?"

Pablo Hasel no está solo: la gente de Mongolia, El Jueves o la concejala del PSOE gallego también desbarran en Twitter
Rajoy.

Twitter va por libre. Es otro mundo. Lo que antaño era la barra de bar donde la gente podía reunirse y contar chistes o decir burradas que no trascendían más allá de ese ámbito concreto ahora se hace lo mismo pero expandido a todo aquel que pulule por esta red social, y ni eso.

Luego suelen venir los arrepentimientos, aunque no siempre. Si ya se hacen bromas hasta con un atentado, cuando tiene lugar una agresión tan salvaje como la sufrida por Mariano Rajoy en Pontevedra es otra vez un caldo de cultivo excelente para la barra libre de barrabasadas. Y en esto de la falta de clase, elegancia y saber estar domina sin discusión el ¿músico? Pablo Hasel, pero no es el único–Los vómitos del amigo rapero de Monedero y Wyoming sobre Rajoy: «Ladrón, mafioso, escoria y criminal»–.

Seguimos por los muchachos de la revista Mongolia. Sus responsables tienen un gran problema: pretenden ser una publicación satírica cuando en realidad su sección más envidiable -por lo bien hecha que, en general, está- es la única que habla de noticias serias y reales: ‘Reality News’. Cuando de hacer humor y sátira se trata, los asalariados de Gonzalo Boye, el editor, que suspira un día sí y otro también por la victoria del candidato de IU Alberto Garzón, flojean muy a menudo. Y eso que a ello le dedican el 90% de su espacio y su tiempo.

Como no podía ser de otra manera, Mongolia intentó hacer una gracia con el puñetazo, sin demasiado éxito–La revista Mongolia pierde la cabeza con bromas vomitivas sobre el ISIS y sus sicarios y sus víctimas–:

El Jueves vio el cielo abierto con la situación:

No lo aplaude, faltaría más, pero otro de los que han ido escasos en esto de intentar hacer humor siempre ha sido Max Pradera, que tras recibir la noticia de lo sucedido y tras mucha concentración, solo es capaz de llegar a este nivel de reflexión:

Otra que no podía faltar en este recopilación es la tal Barbijaputa, un ser -aunque tampoco lo podemos asegurar- al que da cabida Ignacio Escolar en eldiario.es y que nada más conocerse ‘celebró’ la agresión a su manera: «¿No es católico? Pues que ponga la otra mejilla».

 

 

Luego lo borró y dijo que ese tuit venía al creer en un primer momento que el presidente de Gobierno había recibido solo una bofetada, pero una vez salió el video que demuestra que en realidad fue un puñetazo prefirió eliminar el comentario.

Gente como Hasel o los ya mencionados de Mongolia rara vez rectificarán a no ser que planee sobre ellos el peso de la Ley, pero hay otros que en cuanto sueltan su bilis en caliente luego lo piensan mejor e intentan borrar su desahogo tuitero. Ahí está la concejala del PSOE en Soutomaior Verónica Montero , justificando la agresión a Rajoy:

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído