Los principales barones del PSOE se han hartado del Secretario general

Susana Díaz, Fernández Vara, García Page y Javier Fernández preparan ya la sucesión de Pedro Sánchez

"El PSOE debe estar en la oposición y no entrar en la complacencia llegando a pactos a varias bandas".

Susana Díaz, Fernández Vara, García Page y Javier Fernández preparan ya la sucesión de Pedro Sánchez
César Luena y Pedro Sánchez, con otros dirigentes del PSOE. PD

Este 28 de diciembre de 2015, Día de Los Inocentes, la pueden dar ‘matarile‘ como Herodes les dío a cientos de infantes según el relato bíblico.

Los principales barones del PSOE se han hartado del Secretario General y hay muchos indicios de que este lunes, durante la reunión del Comité Federal, el máximo órgano entre congresos, prohibiran expresamente a Pedro Sánchez que cierre pactos ‘antinatura’ con antisistema, independentistas y bolivarianos para llegar a Moncloa y convertirse en próximo presidente del Gobierno de España.

Los dirigentes territoriales, entre los que destaca por encima del grupo la andaluza Susana Díaz y con la que sintonizan de forma clara el extremeño Guillermo Fernández Vara, el castellanomanchego Emiliano García Page, el valenciano Ximo Puig y el asturiano Javier Fernández, han dejado claro que el PSOE se tiene que quedar en la oposición, que es lo que han ordenado los ciudadanos otorgándole el peor resultado de su historia.

El PSOE ha pasado por varias fases tras el batacazo del pasado 20D. Primero se vivió euforia en Ferraz, donde los pronósticos eran incluso peores que los 90 diputados conseguidos.

Después de que Podemos pusiera el derecho a la autodeterminación de Cataluña como condición para apoyar a Sánchez, los barones la frenaron la alegría: la unidad de España es una línea roja.

La prohibición a pactar con Pablo Iglesias llegó por fases. La última ponerla negro sobre blanco ha sido Susana Díaz:

«El PSOE debe estar en la oposición y no entrar en la complacencia llegando a pactos a varias bandas».

A pesar de la claridad del mensaje y de los riesgos que entraña para el PSOE abrazarse a Podemos, ERC y otros similares, Sánchez hace caso omiso y se repite como un autómtata que él está abierto a cualquier opción con tal de llevar a cabo un gobierno «de cambio y progresista».

Lejos de reflexionar sobre los consejor que llegan a la sede de Ferraz desde los centros territoriales donde el PSOE conserva poder, Sánchez ha plantado cara a la presidenta andaluza:

«Comparto las declaraciones de Susana Díaz, pero ella tiene cultura de partido y sabe que es esta Dirección federal y mi persona, como secretario general, quien marca y propone las líneas políticas a nivel federal -ha respondido-. Esa cultura de partido y esa responsabilidad, como Dirección federal y secretario general, las voy a cumplir».

Este desafío y el tono con que fue explicitado en rueda de prensa, ha enfadado aún más a los barones, que recuerdan que la competencia para establecer la política de alianzas es del Comité Federal.

El lunes, la solución. O al menos, una parte.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído