Lograron un contrato para Cementos La Unión, que les pagaba por cada tonelada exportada

El embajador Arístegui y el diputado De la Serna cobraban por vender cemento en el Congo

El embajador Arístegui y el diputado De la Serna cobraban por vender cemento en el Congo
Pedro Gómez de la Serna y Gustavo de Arístegui. EP

No parece que fuera algo ilegal, pero huele que apesta. Y en el PP, como no podía ser de otra manera, están seriamente preocupados, porque son conscientes -al fin- de que la corrupción les pasa una tremenda factura en las urnas.

Cuentan Quico Alsedo y Pablo Herraiz en ‘El Mundo‘ este 26 de diciembre de 2015, que los suculentos negocios del ex embajador Gustavo de Arístegui y el diputado electo por Segovia Pedro Gómez de la Serna tenían siempre un punto exótico, proporcionado por el lugar en el que se movían.

En el caso de la empresa valenciana Cementos La Unión, los conseguidores le lograron un contrato millonario en el Congo Brazzaville, en el corazón de África Occidental.

Esta república africana necesitaba mucho cemento para construir infraestructuras, después de una dura guerra civil a finales de los años 90 que terminó cuando ganó la facción del actual presidente del país.

Arístegui y De la Serna, en ese contexto de necesidad de reconstrucción, consiguieron que el Gobierno congoleño adjudicara a la empresa española el suministro de una cantidad de cemento ingente: hasta 500.000 toneladas al año podía producir su fábrica, según la propia empresa.

Como mínimo, este negocio dejó 110.000 euros de beneficio en los bolsillos de los comisionistas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído