Los mensajes en Twitter del líder de Podemos no dejan resquicio a la duda

A Pablo Iglesias le da asco la Constitución española y placer los torturadores chavistas

A Pablo Iglesias le da asco la Constitución española y placer los torturadores chavistas
Pablo Iglesias. PD

La nota, corta pero acerada, la escribió hace algun tiempo el siempre agudo Santiago González, quien diserta a diario sobre política y algunos asuntos adyacentes.

Viene hoy al caso, coincidiendo con una larga columna que el expresidente Felipe González saca en ‘El País’ a propósito de los mangantes chavistas, amigos íntimos de Podemos y durante mucho tiempo sus financiadores, justo cuando desde el PSOE se mueven hilos para conseguir que Pablo Iglesias y sus ‘cuates‘ les ayuden a meter a Pedro Sánchez en La Moncloa.

Iglesias, como Monedero, Errejón y algunos otros, ha tratado de borrrar de Twitter muchos comentarios, en su contante operación de ‘ocultación de banderas’, pero la hemeroteca puede ser implacable.

El texto es de Santiago González y se titula ‘Pablo, entre sus ascos y su admiración’. Juzguen ustedes:

  • Los dos trinos que pueden leer fueron colgados por Pablo Iglesias en su cuenta de Twitter con tres meses de diferencia entre uno y otro. Es la diferencia que Pablo Iglesias establecía entre dos países: qué asco de país, España, donde una televisión pública elogiaba una constitución-candado, que además no se cumplía y qué gran país, Venezuela, con su constitución bolivariana, su ley habilitante y su canesú, donde iba él al cuartel de la Montaña, donde está la tumba de Chávez y un militar bolivariano le mostraba su emoción al ver su camiseta de los Panteras Negras, lo que llevaba a Pablo a quitarse la camiseta in situ y regalársela.
  • Cada vez que Pablo cuenta una anécdota en la que alguien le manifiesta su emoción por algo, podemos estar seguros de que se trata de una anécdota apócrifa. Examinemos esta. Pablo lleva una camiseta de aquel grupo de la negritud que en los años 60 preconizaba el asesinato racial en EEUU.
  • Un militar bolivariano se emociona al verla y Pablo se la regala, ¿qué otra cosa podría hacer? Hay algún inconveniente lógico: la camiseta de Pablo no podría caberle a un militar venezolano. Dicho de otra manera: un tipo al que le viniera bien una camiseta de Pablo no habría sido admitido en el ejército por ‘estrecho de caja’. Con un chandal bolivariano, Pablo podría hacerse una tienda de campaña.
  • A partir del modelo definido por su abuelo, el de las sacas, y su padre, que militó en el FRAP, es casi normal que manifieste admiración por los Black Panthers y que él se viera a sí mismo como un aspirante a Eldridge Cleaver, autodenominado ministro de Información de los Panteras Negras. Como es sabido, y si no, para eso estamos, Cleaver acabó triunfando en la moda Alcampo, con unos pantalones por él mismo diseñados ‘only for men’.
  • La característica de la prenda, también llamada ‘penis pants’ es tener un depósito exterior para alojar el paquete. Cleaver fue condenado a pena de cárcel por violación. Durante su condena escribió un libro delirante. ‘Alma encadenada’ (Soul on ice) que convendría leer a este tipo.
  • En 1968, diez años antes de que Pablo naciera, fue candidato a las elecciones presidenciales estadounidenses por el Black Panther Party. Obtuvo 37.000 votos. Ganó Nixon.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído