SEGUNDO DEBATE DE INVESTIDURA

El zasca de Rivera a Iglesias: «Usted no quiere un gobierno a la valenciana, lo que quiere es un gobierno de traca»

Rajoy, sin contemplaciones: "Pretenden la demolición de la obra que ha llevado el PP durante años"

El zasca de Rivera a Iglesias: "Usted no quiere un gobierno a la valenciana, lo que quiere es un gobierno de traca"
Albert Rivera, Pablo Iglesias y Mariano Rajoy. laSexta

Iglesias ha querido ser gracioso pero quedó cursi

«¿Queremos impedir nuevas elecciones dentro de unos meses? ¿Queremos evitar que el señor Rajoy siga al frente del Gobierno? Voten sí al cambio». En el discurso del candidato a la investidura Pedro Sánchez n ha habido sorpresas. Solo resignación y desencanto ante lo que es un fracaso anunciado. Ni Podemos ni el PP se abstendrán para que Sánchez puede ser presidente gracias a su acuerdo con Ciudadanos.

Con su clásico discurso plano y monocorde, el líder del PSOE ha vuelto a insistir en la «oportunidad» para crear «un gobierno de cambio» y ha señalado que «inevitablemente» un ejecutivo de esas características «tendrá que contar con el PSOE» y será el resultado de «un pacto». «Hoy tenemos la oportunidad de hacer realidad el pacto por el que votaron millones de Españoles», ha apostillado.

«Con un solo voto podemos cambiar de la noche a la mañana el futuro, voten sí al cambio»

El presidente en funciones Mariano Rajoy ha reprochado a Sánchez haber llevado al Congreso «un programa de Gobierno que no es de verdad, acordado para tener los suficientes apoyos».

Tampoco Rajoy ha dejado frases para enmarcar: «Lo más nuevo no es necesariamente lo mejor». Y acusó veladamente a Podemos de sufrir «síndrome de Adán, propio de mentalidades inmaduras».

Rajoy ha dicho a Sánchez que «no ha traído nada, una farsa». 

«Señor candidato, su fiesta ha llegado al final con el peor resultado de la historia de su partido. Ha perdido su investidura, no ha hecho perder el tiempo a todos nosotros, al poner las instuciones al servicio de su superviviencia, eso es también corrupción».

«Pretenden la demolición de la obra que ha llevado el PP durante años»

Y le tocó el turno a Pablo Iglesias, que subió al estrado del Congreso de Diputados sonriente, con un cuaderno azul de todo a cien y luciendo camisa de un rojo bolivariano.

Iglesias ha querido ser gracioso pero quedó cursi.»El pasado miércoles ocurrió algo perturbador en esta Cámara», ha dicho sobre el beso con el portavoz de En Comú Podem en referencia a la expresión de Luis de Guindos. Sus señorías no sabían si se estaba cachondeando o lo estaba diciendo en serio.

«A partir de ese beso la política española se va calentando»… «Pedro, solo quedamos tú y yo»

 

Y siguió con el flirteo tuitero entre la popular Andrea Levy y el podemita Miguel Vila pero los diputados no estaban para bromas. Pese a lo fallido del intento, sirvió como mea culpa del líder podemita por su tono bronco de su última intervención.

Pablo Iglesias ha tendido la mano a Sánchez para «empezar a trabajar a partir de esta noche» y ha asegurado que «a partir de esta noche» pueden «ponerse a trabajar para que haya un gobierno a la valenciana».

Albert Rivera volvió a demostrar que su oratoria está en buena forma. «No le voy a pedir que se sume a un acuerdo que ni se ha leído señor Rajoy». Solo cometió un error y fue equiparar el no del PP con el de Bildu y los separatistas. Patinazo.

 

 

Y acto seguido puso la mira en Pablo Iglesias, a quien le dio otra paliza de las que duelen: «Ojalá usted se pareciera al Partido Comunista de Santiago Carrillo» Le recordó que los comunistas en la Transición no pidieron vicepresidencias, minsiterios y CNI: «Usted no quiere un gobierno a la valenciana, lo que quiere es un gobierno de traca».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído