SU ÓRGANO OFICIAL LE ACUSA DE PODER "OMNÍMODO"

Hasta Público desmonta a Iglesias: «¿No quedamos en que la crisis de Podemos era una conspiración del PSOE y el Ibex?»

Juan Carlos Escudier: "El partido que imagina Iglesias en su epístola simplemente no existe"

La destitución con nocturnidad y alevosía de Sergio Pascual, secretario de Organización de Podemos, no ha sentado nada bien en Público, órgano oficial de la formación morada y en cuya redacción de la calle Gran Vía de Madrid se realiza La Tuerka.

Juan Carlos Escudier, subdirector de publico.es, publica un demoledor artículo contra Pablo Iglesias y «su epístola» en el que le acusa de pretender «enmascarar con falsos debates su poder omnímodo» y de que la «destitución del desollado secretario de Organización muestra finalmente que la crisis de Podemos no era un invento del PSOE, del Ibex 35 o de determinada prensa». —El que se mueva no sale en la foto

El partido que imagina Iglesias en su epístola, esa marea de voces plurales donde no caben «corrientes ni facciones que compitan por el control de los aparatos y los recursos», donde se toman decisiones duras «sin traicionarnos» y en el que se discute de todo sin que sus órganos se transformen en «campos de batalla», simplemente, no existe.

 

 

Es bueno además que así sea, salvo que se pretenda enmascarar con falsos debates el poder omnímodo del líder. Por mucho que se edulcore, las ideas también compiten y tratan de imponerse. Y con ellas, las personas que las defienden. En toda organización humana hay afinidades, alianzas, divisiones, recelos y odios. Sólo la administración de esas fuerzas, la aceptación de unas reglas de convivencia, garantiza cierto éxito. Lo demás, es simple palabrería.

La destitución del desollado secretario de Organización muestra finalmente que la crisis de Podemos no era un invento del PSOE, del Ibex 35 o de determinada prensa, a los que no se podía atribuir responsabilidad alguna en las dimisiones de Madrid, el cristo de Galicia, el vacío de poder de Euskadi o Cataluña o la fractura de Cantabria, por poner algunos ejemplos. Son cosas que ocurren en todos los partidos, especialmente en etapas de crecimiento, por eso de que la lluvia nunca cae al gusto de todos. Las crisis llegan y se van, cierran etapas y abren otras. Marcan finales y principios.

 

 

El artículo acaba jugando en tono bíblico con otro Pablo, el de Tarso, que envió supuestamente una carta similar a los habitantes de Colosas, en Asia Menor, para afearles su conducta.

El apóstol había montado en cólera porque la comunidad local se dejaba influir por cierto predicadores que se habían atrevido a sugerir la existencia de poderes intermedios entre Dios y los hombres, por encima del propio Cristo. Tamaña herejía merecía una reprimenda semejante a los que sostienen que existen dos Podemos, uno domesticado y otro radical. «No se lo pongamos fácil y respondamos con la belleza y la dignidad que nos es propia», proponía Iglesias». A ver qué dice Errejón cuando vuelva de Siberia.

Mientras tanto, la corresponsal política del diario, Ana Pardo de Vera, desvela que  según fuentes de la dirección estatal de Podemos, «el hasta ahora secretario de Organización de la formación de Iglesias no sólo no evitó que se produjeran las renuncias del secretario de Organización Emilio Delgado, y otros nueve dirigentes, sino que «favoreció que ocurriera, y eso -concluyen las mismas fuentes- no se puede aceptar».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído