El líder de Podemos sigue erre que erre pidiendo la vicepresidencia y seis ministerior

Sánchez no se quiere enterar: Iglesias no negocia, directamente impone

En Ciudadanos andan más mosqueados que un pavo en Navidad ante las tácticas aviesas del PSOE

Sánchez no se quiere enterar: Iglesias no negocia, directamente impone
Pablo Iglesias. EP

A Pedro Sánchez tendría que cantarle aquel tema de Concha Velasco, el de ‘La chica yeyé’ y su socorrido ‘No te quieres enterar’ porque, desde luego, su empeño en negociar con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, es como darse cabezazos contra la pared (Señores del PSOE, no es lluvia; es pis).

Al del PSOE aún no le han debido de aclarar que ‘Coleta Morada’ no negocia, directamente impone y sus condiciones no han variado un ápice desde que en enero de 2016 saliese feliz y campante con la flora y fauna podemita en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados y dijese claramente que para él, para Podemos, la vicepresidencia del Gobierno y media docena de ministerios –Los seis ministerios que el ‘vicepresidente’ Pablo Iglesias exige a un pasmado Pedro Sánchez-.

Han pasado dos meses y en esta segunda quincena de marzo de 2016 Iglesias se mantiene en sus trece, a sabiendas de que a Sánchez no le llega ni de lejos con los cuarenta diputados del ‘ciudadano’ Albert Rivera, ni el triste escaño de la pizpireta nacionalista canaria Ana Oramas.

Según cuenta este 19 de marzo de 2016 el envenenado regalo del Día del Padre de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez sería el de facilitar su investidura como presidente del Gobierno a cambio de unos ministerios concretos y con unas caras también decididas plenipotenciariamente por el líder de la formación morada.

Iglesias quiere incluir en su ‘Gobierno del cambio’ a Alberto Garzón, algo a lo que se ha resistido el líder de IU, que siempre ha recalcado su apoyo sin querer formar parte del Ejecutivo –Podemos ya le diseña el gobierno a Sánchez: Garzón a Economía y Errejón a Interior-.

Además de Garzón, Iglesias habría pedido a Sánchez otros cinco ministerios para sus hombres de confianza. El líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, estaría al frente del Ministerio de Plurinacionalidad a través del cual se pueda incidir en el ‘derecho a decidir’ para Cataluña.

Las relaciones entre Iglesias y Colau no pasan por su mejor momento y el lazo en común para tender puentes se llama Domènech. Desde Cataluña se pide a Podemos no sacar de la mesa de negociación el referéndum.

Sánchez podría aceptar esta premisa camuflada en una promesa de reforma constitucional. Algo que no está en sus manos aprobar y que tendría que pasar por la censura del Partido Popular, al tener mayoría en el Senado –Bescansa se cobra venganza y arremete contra Colau: «El Ejército tiene derecho a plantear propuestas en una feria de Educación»-.

LO QUE SE LLEVARÍA COMPROMÍS

El tercer ministerio en disputa sería para Compromís. Fue Mónica Oltra la que dijo por primera vez a Sánchez que le gustaría un ‘Gobierno a la valenciana’ en referencia a los pactos con los socialistas para formar Ejecutivo en la comunidad. Los de Baldoví ya se han vuelto a reunir, tras la investidura fallida de Sánchez, con el equipo negociador del PSOE para seguir viendo los puntos en común.

Los valencianos quedaron contentos con algunas propuestas que los socialistas les hicieron en su momento para convencerles de que votaran «sí» a Sánchez. Los socialistas ofrecieron una reforma del sistema de financiación autonómica «que asegure un trato equitativo y justo a todos los españoles».

Algo que demandó en anteriores reuniones Mónica Oltra que expresó su queja de que «Valencia es una de las regiones peor tratadas por el modelo de financiación vigente».

Otra medida que convenció a los valencianos es el impulso a la industria manufacturera y la innovación, lo que incluye la creación de centros tecnológicos o empresas de tamaño mediano-grande que lideren el desarrollo tecnológico en la Comunidad Valenciana.

El corredor ferroviario del Mediterráneo, «desde Almería hasta la frontera francesa», es otra demanda que contempla el documento, donde se especifica la «licitación de los tramos clave del corredor a lo largo de la próxima legislatura».

Las ofertas de los socialistas dirigidas a En Marea y a Podemos, por separado, también inciden en las peticiones que pusieron sobre la mesa para intentar formar Gobierno. Así, a los de Iglesias les aceptarían casi todos los puntos de su agenda social coincidentes y derogar todas las reformas del PP, entre otras propuestas.

Mientras que a En Marea les ‘tocan’ el sector naval, que ha sido su gran queja en campaña, por su importancia en la generación de empleos directos e indirectos de alta cualificación. En este sentido, también dan una prioridad alta a la innovación tecnológica en la industria naval «para incrementar su eficiencia y competitividad», con el desarrollo de centros de excelencia.

En Ciudadanos, de momento, callan, pero sin duda están con la mosca detrás de la oreja porque consideran que Pedro Sánchez podría darle la puñalada trapera a poco que consiguiera el placet de Podemos para hacerle presidente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído