UN CONCEJAL DE LA CUP PILLADO ENTRE LOS VIOLENTOS

Las hordas subvencionadas de Colau y la CUP siembran el pánico en Barcelona

La Vanguardia ni le dedica la portada a los incidentes, después de los elogios de Juliana a la alcaldesa de Barcelona

Desobedecen las leyes como la misma facilidad con la que enchufan a sus parejas

Son abogados y juristas, los que dan a Ada Colau la munición jurídica, el armazón de la ingeniería legal de la izquierda del okupa y el escrache que se resume en la frase: «Desobedecer es un derecho». Son los que le dicen a Colau: «Ada, los derechos no pueden dejarse en manos de los jueces. Si se deja todo en manos de los jueces estamos perdidos». —San Sebastián apabulla a Iglesias: «Si tuvieras decencia y honor, tú mismo irías a dar explicaciones a Venezuela del dinero recibido, como ibas a arrastrarte ante Chávez y Maduro»

Expertos en derechos humanos, su sensibilidad siempre está con quienes okupan pisos, con quienes destrozan el mobiliario urbano y con quienes hacen escraches y apalean policías. No llevan tatuada la palabra ‘odio’ en los dedos como el concejal de la CUP, Josep Garganté, pero tienen debilidad por la kaleborroka y los batasunos: «la Ley de partidos es fruto de una política terrorista basada en la venganza», han dicho. —El siniestro portavoz de la CUP en Barcelona: «Al Rey le cortaremos el cuello»

«Barricadas incendiarias y destrozos en el mobiliario urbano son el pan nuestro de cada madrugada, en la que los Mossos d´Esquadra deben aplicarse con denuedo para devolver la tranquilidad a las calles del histórico enclave barcelonés», informa ABC.

Son Gerardo Pisarello y Jaume Asens, segundo y tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y ‘cerebros’ de la desobediencia civil, la permisividad jurídica y el apoyo moral a los violentos que durante tres noches han sembrado de violencia callejera el barrio de Gracia. Están obsesionados con los policías.

«Hay demasiados policías porque el sistema nos quiere inocular miedo», dicen mientras vivían desde 2011 de las subvenciones de Convergencia «¡pero no lo sabíamos!». —Los socios de Ada Colau en Barcelona llevan la palabra ‘odio’ tatuada en la mano

Okupas de papá. Entre ellos, Garganté, por supuesto, que coaccionó a un médico para que modificara el parte de lesiones de un mantero como puso verse en un vídeo grabado por un miembro de la Guardia Urbana pero la Audiencia de Barcelona considera «leves» las presiones del concejal de la CUP en Barcelona.

Asens, que también presionó a una abogada que defiende los intereses de la Guardia Urbana para que esta no pidiera la prisión preventiva para el mantero que le abrió la cabeza de un golpe a uno de sus agentes, fue abogado del borrico antisistema de la CUP cuando militaba en el partido proetarra Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los Pueblos (II-SP). –-El Tribunal Constitucional y la ilegalización de Iniciativa Internacionalista: luces y sombras de una decisión

Han leído a Michel Foucault –«la prisión es el único lugar en el que el poder puede manifestarse de forma desnuda, en sus dimensiones más excesivas, y justificarse como poder moral»– y defienden que «un escrache o okupación o el mismo tartazo a Yolanda Barcina nunca es violencia sino resistencia».

Desobedecen las leyes como la misma facilidad con la que enchufan a sus parejas: Vanessa Valiño, la mujer de Gerardo Pisarello, fue contratada como asesora del concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona y el marido de Colau está colocado como cargo de confianza en Barcelona EnComú. Todo queda en familia.

Y Enric Juliana en La Vanguardia elogiando el liderazgo de Colau: «Encabezó un sindicato antidarwinista y consiguió hablar en los programas de televisión que ve la Barcelona periférica». En su periódico la destrucción del barrio de Gracia ni aparece en la portada. No es casual: la Generalitat de Catalunya ha decidido soltar 315,17 millones de euros –0,8 millones de euros diarios– a los medios que no digan la verdad de lo que sucede en Cataluña. —Enric Juliana (La Vanguardia) sale al rescate de una acorralada Colau con una surrealista columna-masaje

Con estos han pactado el PSC de Pedro Sánchez –irrelevantes en Barcelona– para que Colau saque adelante los presupuestos a cambio de un plato de lentejas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído