Conduce el domingo un nuevo cara a cara entre los políticos

Jordi Evole: «Iglesias y Rivera están toreados: les hago preguntas y contestan lo que les da la gana»

El presentador advierte que este cara a cara será más "crispado" que el anterior y avanza que se vivirán momentos "agrios" en una charla que ambos usaron para "colocar su mensaje"

Pablo Iglesias: "El Papa Francisco rema en la misma dirección que Podemos"

Jordi Évole conduce este domingo 5 de junio de 2016 en Salvados un nuevo cara a cara entre Pablo Iglesias y Albert Rivera (Pablo Iglesias: «El Papa Francisco rema en la misma dirección que Podemos»).

El presentador advierte en ‘El Economista‘ que este cara a cara será más «crispado» que el anterior y avanza que se vivirán momentos «agrios» en una charla que ambos usaron para «colocar su mensaje» (Évole contesta a las críticas: «Si un periodista no puede entrevistar a alguien como Otegi, apaga y vámonos»).

Ha denominado a este cara a cara como un «partido de vuelta»? ¿Qué destaca de este nuevo encuentro con la misma plantilla titular? ¿Ha llegado a la prórroga? ¿A los penaltis?

Como estamos a final de temporada creo que es pertinente hablar en términos futbolísticos, y referirnos a ‘partido de vuelta’. Es diferente, en el partido de ida hubo más fair play y, en este último, ha habido un poco más elevación de tono, más rifirrafe… Es interesante para el espectador ver Salvados este domingo casi como un juego de buscar las siete o las mil diferencias respecto al programa que vimos en el primer cara a cara en el bar del Tío Cuco.

En octubre, el encuentro se desarrolló en un tono distendido, pero meses más tarde, han pasado muchas cosas, entre otras, que Pablo Iglesias y Albert Rivera han pasado de ser candidatos a liderar sus grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados… ¿Han cambiado en este tiempo? ¿Los ha visto cambiados en actitud y discurso?

Los veo más maleados. Es como cuando un toro está toreado, que ya conoce los trucos, yo les veo así. No sé hasta qué punto el ejercicio de la política al nivel que ellos la han ejercido en estos meses en cierto modo te malea, te hace ser más desconfiado, porque tienes alguna herida de algún encontronazo que has tenido el parlamento o en alguna emisora de radio. Todo va quedando ahí, y luego aparece. Además, ahora si las ideas son diferentes se acentúa.

El primer cara a cara fue conciliador, ¿cómo ha sido esta vez el ambiente?

Ha cambiado el tono al 100% o más en un porcentaje que se acercaría al 70%. Hay momentos agrios y momentos en los que la acritud y la tensión se palpan. No es mi tono televisivo favorito, pero es el que se dio. Intentamos rebajarlo cuando se daba, pero los dos acostumbraban a volver. Por eso, creo que el espectador va a notar las diferencias. Por todo lo ocurrido estos meses era previsible que se diera, no es ninguna sorpresa.

En la comunicación política también es muy importante la imagen, ¿vinieron con muchos asesores? ¿Han renovado el vestuario por el que apostaron meses atrás?

Pablo acudió con camisa y corbata fina, esa que se pone habitualmente. Albert acudió con camisa, mangas recogidas, algo por lo que suelen optar los dos. No obstante, sí que es verdad que esta vez les noté más preocupados por colocar su mensaje, que ellos llevaban ya preparado de casa. Les hacía preguntas y contestaban lo que les daba la gana. Lo que querían era colocar su titular, el eslogan que más les convenía.

¿Al repetir como árbitro ha cambiado su papel? ¿Ha tenido que sacar tarjetas y ser el profesor serio?

El tono me obligó a ser más serio, porque había momentos en los que me tocaba llamar la atención, que a mí es algo que no me entusiasma en absoluto. Prefiero dejar hablar y que las personas confronten ideas, y que yo prácticamente ni esté. Sí, creo que estoy más serio, porque el tono era un poquito más crispado. Intervengo para intentar distender, y no sé si lo logro, espero que en algún momento sí.

¿Será un lunes de titulares en prensa? ¿Cuál cree que será el tema estrella?

Hay muchos puntos que pueden llamar la atención. Me sorprendió especialmente que se engancharan de una manera bastante dura por el tema de los refugiados. Creo va a generar debate.

El bar de Barcelona donde se grabó el primer cara a cara fue muy comentado, ¿qué destaca de la nueva localización escogida?

Por nosotros habríamos repetido en un bar, ya fuera el Tío Cuco de Nou Barris de Barcelona, como un bar en Madrid o de cualquier otra ciudad española. No pudo ser. Ciudadanos, una de las condiciones que impuso fue que no se hiciera en un bar sino que fuera algo más formal. Nosotros aceptamos y colaboramos con que esa condición fuera aceptada. Lo hemos hecho en lugar simbólico, el Círculo de Bellas Artes, donde hemos grabado otra vez y tenemos buenos recuerdos. Además, está rodeado por edificios emblemáticos: el Congreso de los diputados; el Banco de España; el instituto Cervantes; y, más arriba, en Gran Vía, el edificio de Telefónica. Nos pareció simbólico.

¿En esta entrega se verán también esos paseos y travesías en coche? ¿Repite fórmula o cambia los planteamientos formales?

Lo hemos hecho diferente. Tenemos una parte en la que estamos de pie, que es la sala donde se debate. No queríamos repetir ni paseos por la calle ni el coche, eso ya está hecho una vez, quedó además muy bien, al menos nosotros quedamos muy satisfechos. La parte del coche en la que ellos dos hablaban era realmente inédita, ver a dos políticos hablando de sus cosas, de la hija de Albert, de cómo llevaban la campaña, de lo cansando que era eso. Esta vez no, hemos querido hacer algo diferente. Tenemos una conversación más informal, mirando por las ventanas, pero luego nos metemos en harina.

Salvados apostó por una realización distinta en el primer cara a cara ¿Busca siempre reformular la manera de hacer televisión?

Nosotros intentamos hacer cosas diferentes, nuevas. No sé si siempre lo logramos. En el debate del Tío Cuco la comunicación política creo que agradeció las nuevas formas, más que la comunicación política las agradeció el espectador, porque al final es el que ha acabado yendo a las urnas, a votar. Ver ese nuevo look, tono, es bueno. Ahora no sé si es bueno que el tono se haya agriado un poquito más. Yo agradezco por encima de todo que los dos hayan querido volver debatir. Seguramente es el único cara a cara que vamos a ver en campaña. Por tanto, de entrada, hay que felicitar a Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Ha intentado contactar con los demás partidos, ¿qué respuesta recibe? ¿Qué contesta Rajoy ahora tras su entrega de ‘Salvados’?

No, no… Ha habido opciones. Todas las combinaciones posibles se han sondeado. De hecho, una de ellas estuvo a punto de salir, y al final en la última curva se cayó el piloto. Por parte de Rajoy no ha habido especialmente una negativa desde el principio. Han estado allí debatiéndolo y no creo que la entrevista que le hicimos haya condicionado.

En un cara a cara siempre se debate sobre quién es el vencedor ¿Quién apunta a ser el ganador o considera que está igualado?

La otra vez creo que hubo más unanimidad diciendo que había ganado Albert Rivera. Te voy a decir una cosa, en este debate yo les pregunto quién ganó el Tío Cuco y Pablo Iglesias dijo: ‘Albert Rivera lo hizo mejor’. El propio Iglesias lo reconoce ¿Y en este debate? De verdad, no sé, porque está más igualado.

¿Qué balance hace de esta temporada?

Estamos encantados con la temporada que hemos tenido, básicamente porque era una temporada difícil, había mucha información política y nosotros nos queríamos desmarcar de ella. Todas las elecciones que ha habido, entre las catalanas, las generales, las anticipadas? Y nosotros de 22 entregas que hemos tenido, de política creo que han sido unas 5. Hemos intentado ofrecer otros temas y creo que los espectadores lo han agradecido mucho. Después de toda la semana hablando de política o de los mismos temas, llegas al domingo y se te plantea un tema de los que no se ha comunicado en los días anteriores.

¿Marca así objetivos futuros para el programa?

Sí. En esta línea se va a seguir trabajando, sin descartar programas como el de este domingo, un cara a cara como este, tan potente, pero también vamos a abrirnos al mundo. Creo que para la temporada que viene va a ser muy importante para nosotros mostrar lo que pasa en otras latitudes.

¿De las realizadas esta temporada, con qué emisiones se queda?

Me quedo con la entrevista a Marina Marroquí, una chica que había sufrido violencia de género. Para mí es el testimonio de la temporada, y por lo que luego ha significado. Sé que muchos institutos han puesto la entrevista, e incluso ella ha llegado a ir a más centros y ha multiplicado sus charlas. Es muy gratificante. También destaco la entrevista a Luis Ortiz, que fue un esclavo del franquismo, y que este año va a cumplir 100 años. Fue una entrevista deliciosa, gracias a él. Agradezco su generosidad, nos prestó una mañana de su vida para inyectarnos ganas de vivir.

¿Una grabación que desearía hacer en la próxima temporada?

Me encantaría poder hacer un programa en profundidad sobre el drama de los refugiados que estamos viviendo en el Mediterráneo. Me gustaría tirarme días, semanas en alta mar viendo realmente qué es esta tragedia humanitaria con la que parece que no reaccionamos.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído