TRIBUNA DEL PINTOR ALBERTO CORAZÓN EN EL PAÍS

El artista podemita arrepentido que ahora reniega de Iglesias: «Creí en su mensaje de regeneración y decencia»

"Aquella espontaneidad [en el 15M] ha sido sustituida por un férreo presidencialismo"

El artista podemita arrepentido que ahora reniega de Iglesias: "Creí en su mensaje de regeneración y decencia"
Pablo Iglesias, líder de Unidos-Podemos, en Telecinco. PD

Su aportación parlamentaria ha sido el postureo, los malos modos en la Cámara y la más banal retórica

Un votante de Podemos muy arrepentido. Ese es Alberto Corazón, cuya historia sale este 8 de junio de 2016 en El País. Él es pintor, escritor y miembro de la Real Academia de Bellas Artes y en su tribuna cuenta cómo se arrepiente de haber apoyado a la formación que encabeza Pablo Iglesias–Arrepentidos ¡a las urnas!–:

Tomé la decisión, que ahora lamento, de votar a Podemos creyendo en su mensaje de regeneración, transparencia y decencia.

El artista acusa a Iglesias de haber «ofrecido un balón de oxígeno a Rajoy»:

Pablo Iglesias ha conseguido lo contrario: que se reaviven las tendencias caciquiles de los barones socialistas; su aportación parlamentaria ha sido el postureo, los malos modos en la Cámara y la más banal retórica.

Estos son sus motivos para renegar ahora de los podemitas:

Ni en nuestras peores pesadillas muchos de los indignados ciudadanos del 15-M que ocupamos las plazas de las ciudades habríamos podido soñar con este escenario inicuo. Las críticas y reticencias iniciales a aquellas espontáneas movilizaciones del 15-M en todo el país eran por su carácter asambleario popular.

Pablo Iglesias lo ha resuelto de un plumazo. Aquella espontaneidad ha sido sustituida por un férreo presidencialismo. Y la denuncia del poder, la «vieja casta» política, ocultaba que su propósito era el de crear una «nueva casta» controlada por su liderazgo.

[…]

El 15-M que capitalizó Podemos fue un impulso fresco, renovador, popular, que se manifestó en las elecciones municipales y autonómicas. Pero en lugar de entenderlo como el inicio de un camino compartido, Pablo Iglesias lo interpretó como una proyección personalista.

Y añade:

Ahora que las cosas ya están más claras y que parece que se ha aceptado la «realidad virtual», con su parafernalia tecnológica, los ciudadanos de izquierda -honrados, sin traumas ni rencores, educados en la buena conversación como modo de convivencia y no permanentemente vociferantes y malhumorados-, todos los que cometimos el imperdonable error de este voto emocional, deberíamos unirnos para ofrecer a Pablo Iglesias la presidencia virtual de un Gobierno, y a sus ideólogos (liquidados los críticos), todos los ministerios virtuales que deseen.

Quizá así, en estos momentos, nos libraremos del principal obstáculo para este país que aspira a ser una sociedad decente, abierta y libre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído