Hasta han puesto al exgeneral Julio Rodríguez de cocinera, fregando platos

Podemos intenta colar su programa electoral como un catálogo de Ikea

Rafael Mayoral, tiende la ropa en la página siguiente bajo el epígrafe de eliminar el secreto bancario privilegiado de los paraísos fiscales

En la sección de salones, aparece -como no podía ser d eotro modo- el candidato de Podemos a la Presidencia, Pablo Iglesias

Sólo les falta vestirse de seda, como la mona, porque todo lo demás, desde ocultar las banderas, camuflar las hoces, escamotear los martillos y cambiar de nombre a las cosas, ya lo han hecho Pablo Iglesias y sus compinches (El Europarlamento pide al chavista Maduro que libere a los «presos políticos»… sin los votos de podemos).

La estrategia de Podemos por dulcificar su imagen y presentarla de una manera más amable ha alcanzado su último hito con el programa electoral (Podemos aumentará el gasto público en 60.000 millones y situará el déficit por debajo del 3% en 2019).

Es, como diría un castizo, para mearse de risa y no echar gota (Wyoming hace campaña por Podemos: regala una canción de mala nota para su himno).

El partido de las coletas ha empaquetado las mismas medidas de diciembre en un catálogo que imita el formato y la estética de los que hace Ikea, combinando cada una de las propuestas electorales con fotografías de los candidatos haciendo tareas cotidianas en sus domicilios: desayunando en bata, lavándose los dientes en el baño, regando las plantas, tendiendo la ropa o leyendo el periódico en el sofá.

El parecido es buscado e incluso en algunas páginas, bajo el epígrafe de ‘despachos’, se puede leer:

«Es necesario remodelar nuestros espacios de trabajo para adaptarnos a los nuevos tiempos y conquistar, así, más y mejores derechos. Ha llegado la hora de poner la economía española en el lugar que le corresponde, tanto en Europa como en el mundo».

En las páginas del programa aparecen los dirigentes de la formación morada fotografiados en sus casas y despachos anunciando las propuestas.

Así, en el apartado de cocinas una fotografía del cabeza de lista por Almería, el ex jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) Julio Rodríguez, fregando los platos anuncia que ha llegado el momento de cambiar la forma en la que producimos y transformamos nuestros bienes.

El secretario de Relaciones con los Movimientos Sociales, Rafael Mayoral, tiende la ropa en la página siguiente bajo el epígrafe de eliminar el secreto bancario privilegiado de los paraísos fiscales, mientras que el juez Juan Pedro Yllanes corta queso en otra página y promete modificar el programa de fomento de empleo agrario.

En la sección de salones, el candidato de Podemos a la Presidencia, Pablo Iglesias, asomado a una terraza aparece con la vista puesta en el compromiso de garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, y vuelve a aparecer en otra página de la revista relacionada con la iluminación, en la que se anuncia su plan de transición energética.

Por su parte, el secretario de Organización, Pablo Echenique, promociona también ese plan en la misma sección, al tiempo que el director de campaña, Íñigo Errejón, aparece sentado en su despacho estudiando los derechos para las migraciones de ida y vuelta entre España y América Latina.

Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, ha argumentado que los programas electorales «acostumbran a ser textos que los partidos tardan mucho en elaborar y nadie lee».

«El sentido de esta presentación tiene que ver con revertir esa última situación, que nadie los lee. Nos gustaría que fuera el más leído de la historia de la democracia».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído