El número dos de Podemos certificó el presupuesto el 18 de diciembre de 2013

Errejón, el de la ‘beca black’, firmó el cobro de 400.000 euros del chavismo para asesorías de CEPS

El convenio más lucrativo era el suscrito con el Ministerio del Despacho de la Presidencia de Venezuela, asesorías directas a Nicolás Maduro

Lo de la ‘beca black’ se va a quedar en un pueril juego de niños comparado con el pastizal que él firmó, más de 400.000 euros, procedentes del chavismo para asesorías de la Fundación CEPS –Errejón no sale de Málaga y se mete en Malagón: abren diligencias por su ‘beca black’-.

Al número dos de Podemos, Íñigo Errejón, le han pillado con el carrillo del helado y, según destapa ABC este 23 de junio de 2016, se le han descubierto sus vinculaciones con los gobiernos chavistas de Venezuela.

Por lo pronto, la Asamblea de Venezuela, que investiga pagos de más de siete millones de euros a CEPS lo ha citado para el próximo 6 de julio de 2016 junto a Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre, aunque no parece que estén ninguno de los dirigentes por la labor de tomar ese avión a su Venezuela del alma.

Errejón llegó a ser el secretario de Patronato, hombre de la máxima confianza del presidente de la fundación, Alberto Montero Soler, el diputado de Podemos y profesor que otorgó la llamada ‘beca black’ a Errejón –Tú me das una beca black, yo te hago número uno de Podemos Málaga-.

El 18 de diciembre de 2013, apenas unas semanas antes del nacimiento de Podemos, en enero de 2014, Errejón firmó el ‘Plan de Actuación’ de CEPS para 2014, con un presupuesto de 664.140 euros. El principal cliente de la fundación germen de Podemos era, cómo no podía ser de otra manera, el Gobierno de Nicolás Maduro, que aportaba 401.800 euros, el 60 por ciento del total.

El convenio más suculento fue el firmado con el Ministerio del Despacho de la Presidencia de Venezuela, asesorías directas a Nicolás Maduro, como antes hicieran con Hugo Chávez.

Para 2014, Presidencia comprometió 296.000 euros, una partida presupuestaria que suponía el envío de tres asesores al Palacio Presidencial de Miraflores. Según el documento de CEPS, el objeto del convenio eran ‘trabajos de investigación relativos a la vida en sociedad’.

La fundación afín a Podemos calculó que sus costes para este convenio serían de 117.879 euros, entre gastos de personal, viajes y manutención, por lo que el beneficio para CEPS, una fundación sin ánimo de lucro, ascendía a 178.121 euros.

En 2014 tenían otros dos convenios con una institución controlada por el chavismo, la Fundación GIS XXI. El primero de ellos era el ‘Convenio de cooperación técnica con Grupo Nacional de Investigaciones Sociales Siglo XXI (Fundación GIS XXI)’. El importe ascendía a 61.800 euros y se enmarcaba en asesorías de ámbito similar: ‘Vida en sociedad, estructura y relaciones’. El segundo convenio firmado con GIS XXI llevaba a aparejado un importe de 44.000 euros.

Todas estas asesorías se produjeron una vez creado el partido político Podemos, pese a la insistencia de sus líderes de desmarcarse. Además, como desveló ABC en abril de 2015, Errejón y Juan Carlos Monedero siguieron trabajando para el Gobierno de Nicolás Maduro a partir de 2014 –La madre del cordero de la financiación chavista de Podemos: 7 millones para crear un partido político bolivariano en España-.

Lo hicieron a través del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag). Esta organización de consultoría política fue creada a principios de 2014, a la vez que Podemos, e integrada por miembros de esta formación política. El Celag trabaja para los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Argentina. Celag, que tiene su sede en Quito (Ecuador), es una escisión de CEPS.

Según fuentes oficiosas de la fundación CEPS consultadas por ABC, Errejón y los también dirigentes del partido Sergio Pascual y Auxiliadora Honorato, y Alfredo Serrano Mancilla, simpatizante de la formación, «crearon Celag en secreto y con total deslealtad y se quedaron desde 2014 en adelante con parte de los contratos que CEPS tenía con administraciones públicas de, principalmente, Ecuador y Venezuela, pasando Celag a cobrar y gestionar el dinero».

Las fuentes citadas aseguran que Errejón y los otros integrantes del Celag aprovecharon que CEPS, que fue liquidada hace unos meses, «tenía discrepancias con Venezuela» para arrebatarle los contratos de asesoría.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído