El líder de Podemos sigue en el limbo y su partido en la inopia

Carolina Bescansa no se traga el cuento de miedo de Pablo Iglesias

Rebelión a bordo de IU: exigen a Alberto Garzón romper con Podemos

Las 12 opciones que Podemos da a sus huestes que elijan la clave de su pifia el 26-J

Miedo si que hubo el 26-J, pero sobre todo a hacer el ridículo y terminar entregando España a una panda de becarios profesionales, con pasiones chavistas.

Carolina Bescansa ha sostenido este 1 de julio de 2016 que en el 26-J ha existido una «campaña sucia del miedo» contra su partido «dirigida desde las cloacas del Estado«, pero ha dicho que duda de que esa sea la causa de que el 16 % de sus votantes se quedaran en casa (La definitiva excusa de Iglesias para justificar el ‘tortasso’: «Hubo miedo a lo nuevo»).

Este análisis de la secretaria de Análisis Político y Social de Podemos contrasta con lo expuesto por su jefe Pablo Iglesias, quien considera que la causa es que la gente temió votarles por la posibilidad de que gobernaran, los electores tuvieron el domingo «miedo a lo nuevo» («Pablo Iglesias ha batido el récord de mentiras en esta corta campaña electoral»).

Bescansa, que ha confirmado en Antena 3 que a primera hora de esta tarde la dirección de Podemos y sus confluencias se reunirán en la sede nacional de su partido para analizar juntos los resultados electorales, ha explicado que su problema «es de desmovilización, no de pérdida de votos» (El desopilante vídeo que se carcajea del batacazo de Podemos el 26-J).

Esto supone que los ciudadanos que les votaron en diciembre y ahora no lo han hecho (1,2 millones) no se han ido a otros partidos, sino que no han votado, por lo que Bescansa ha hecho hincapié en que lo hay que buscar es la causa de esa desmovilización («Para el general de Podemos, la ética se instala en los asaltos a las capillas de las Universidades»).

DISCURSO «FACILÓN»

Convencida de que Podemos debe mantener su acuerdo de coalición con IU, ha calificado de «facilón» el discurso del excoordinador general de IU Gaspar Llamazares -que sostiene que esa coalición solo ha servido para paliar daños de Podemos- y ha asegurado que «no le consta» y que le «sorprendería mucho» que se hubieran dado instrucciones en sedes de IU para no votar a Unidos Podemos (Rebelión a bordo de IU: exigen a Alberto Garzón romper con Podemos).

En el capítulo de errores cometidos, ha confesado que se «arrepiente» de no haber hecho una encuesta propia, porque es «muy cara» y porque confió en la de abril del CIS y la preelectoral (Las 12 opciones que Podemos da a sus huestes que elijan la clave de su pifia el 26-J).

«Son herramientas muy caras y antepuse el criterio de economía al de confiabilidad; me arrepiento de esa decisión».

Tras insistir en que «para corregir el rumbo hay que saber lo que ha pasado», ha advertido del «peligro de construir un discurso sobre de quién ha sido la culpa» y ha negado que exista una situación de «enfrentamiento» entre diversos sectores de su partido.

«Hay opiniones distintas, pero eso no significa enfrentamiento ni nos convierte en adversarios».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído