Su problema es que Rivera tendría que ordenar a Ciudadanos abstenerse

Sánchez e Iglesias urden en secreto un plan que activarían cuando Rajoy caiga en la primera investidura

El líder del PP deja correr el minutero, y espera agotar sus plazos para en última instancia llamar a la puerta del candidato socialista

La alternativa Ciudadana no convence del todo al PP. Al menos por ahora. Los de la formación naranja dicen sí, y otro día no, y no se aclaran con los vetos a Rajoy ni tampoco al PP

Terceras elecciones, ese el gran temor de todas las fuerzas políticas, especialmente el de los tres partidos perdedores de estas últimas elecciones.

Entre ellos existen corrientes, especialmente de la izquierda recién casada con Podemos, donde ven un atisbo de luz, un rayo de esperanza para hacerse con el Gobierno una vez que Rajoy pierda la primera investidura.

Es tiempo de cábalas, de quinielas, de escenarios dibujados por las fuerzas políticas, los analistas especializados, y los medios de comunicación mientras se filtran los movimientos de Mariano Rajoy, del que apenas se conocen detalles, y del que mucho se especula para desesperación de algunos.

Este 5 de julio de 2015, el presidente en funciones se reúnió con Coalición Canaria.

En contra de la lógica tradicional de la política española, Rajoy abre su ronda de contactos con el partido con menor representación parlamentaria.

Deja correr el minutero, y espera agotar sus plazos para en última instancia llamar a la puerta del candidato socialista Pedro Sánchez con el ánimo de que el Comité Federal con el que se encontrará este sábado dulcifique su postura y empiece a asimilar la propuesta de gran coalición que mantiene desde un principio el líder popular.

Rajoy sabe que su principal valedor es el PSOE representado en las Cortes por Pedro Sánchez. El político gallego quiere un gobierno estable, y asegura estar dispuesto a sacrificar ministros en pro de un Gobierno que apruebe los próximos Presupuestos Generales, una condición que urge a la UE.

La alternativa Ciudadana no convence del todo al PP. Al menos por ahora. Los de la formación naranja dicen sí, y otro día no, y no se aclaran con los vetos a Rajoy ni tampoco al PP.

Las circunstancias personales de cada partido deja un espacio abierto enorme a unas terceras elecciones algo que, agotadas todas las opciones por parte del Partido Popular, el PSOE quiere evitar a toda costa aunque juegue con sus declaraciones a ello.

Ese ambiente de falta de acuerdo es lo que ha propiciado lo que en círculos próximos a Izquierda Unida se ha llegado a plantear como un proyecto alternativo en el caso de que Rajoy no logre el respaldo suficiente en la primera investidura.

Una situación que parece más que probable, ya que en primera votación requiere de mayoría absoluta, es decir, de 176 escaños.

El escondido proyecto alternativo

El entorno de Izquierda Unida contempla que, en el momento en que Rajoy se vea rechazado por la mayoría de la cámara, se dé un acercamiento súbito entre PSOE y Podemos, o lo que es lo mismo, un acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Desde ese instante, y con los 156 escaños que suman estas dos fuerzas políticas, los dos partidos se pondrán a buscar apoyos y a convencer a otras organizaciones políticas entre las que básicamente se encuentran los nacionalistas.

Además, remarca esta fuente, necesitarán de la abstención de Ciudadanos que será vital para que progrese este proyecto alternativo a Rajoy.

En caso de que no se llegue a un acuerdo con el nombre del candidato, cabe la posibilidad de elegir a otro candidato independiente de Podemos y a PSOE.

El escenario planteado por esta corriente de izquierdas choca con el asombro que un miembro de Unidos Podemos ha manifestado a esta medio al indicar que no contemplan otra posibilidad que no pase porque Rajoy sea el nuevo presidente del Gobierno. Además, apunta, «el PSOE estará encantado de pasar a la oposición para desde allí insultar a Podemos».

«Si no fuera así, en el caso de que el PSOE quisiera pactar con Unidos Podemos (es decir, de que no hubiera vetos entre los socialistas y de que Ciudadanos estuviera dispuesto a abstenerse a un Gobierno de PSOE con Unidos Podemos) el Partido Socialista demostraría su cara más audaz e inteligente, demostraría que le preocupa la gente. Pero esa hipótesis no parece cierta».

Teresa Rodríguez no se resigna

La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha asegurado este martes que no se «resigna» a un gobierno de Rajoy durante la presente legislatura y ha pedido «no bajar los brazos y no dar por perdida» la posibilidad de que haya una alternativa de gobierno.

«Las cuentas no le salen al PP».

Rodríguez ha indicado que el PP ha lanzado un mensaje de victoria «demasiado veloz» porque es una victoria «que no tiene» y prueba de ello, según ha destacado, es que «anda mendigando escaños».

Así, tras insistir en que «mientras esté abierta la puerta, yo no lo daría por perdido», ha asegurado que no le gustan los «mensajes antiguos de ‘no vamos a votar a Rajoy, nos vamos a la oposición'».

«Mientras que sea posible habrá que intentarlo».

Preguntada sobre cómo cree que serán las relaciones con el PSOE a nivel nacional durante la presente legislatura, la secretaria general de Podemos en Andalucía se ha mostrado convencida de que podrá haber acuerdos parlamentarios siempre que se pongan «en el centro» los problemas de las personas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído