Investidura 2 y 5 de agosto, si no, 27N elecciones otra vez

Las tres fechas con las que Mariano Rajoy mete presión a Pedro Sánchez

Mariano Rajoy sorprendió este 13 de julio de 2016 cuando en rueda de prensa, y tras escuchar el previsible ‘no’ de Pedro Sánchez, afirmó que si tiene la certeza de que no puede hacer prosperar su investidura abrirá un periodo de reflexión.

En ese momento se encendieron las alarmas. ¿Acaso Rajoy ha pensado entregar su cabeza a Pedro Sánchez? En el PP aseguran que no. Rajoy, por su parte, pide calma.

Solo estamos en los primeros minutos de juego, pensó. La oferta de Rajoy a lo partidos para obtener apoyos.

Este miércoles y en los pasillos del Congreso de los Diputados, Mariano Rajoy confesó que el 2 y el 5 de agosto serían las fechas propicias para celebrar las dos sesiones de investidura que marca la Constitución, en el caso de que la primera no salga adelante, lo que está más que asegurado.

El presidente en funciones habló de un periodo de reflexión. Fase que abriría para estudiar con el resto de los partidos políticos, para conocer de primera mano hasta dónde quieren llegar y cuál es su plan de Gobierno si ninguno de ellos quiere que se celebren unas terceras elecciones. Fecha que por cierto fue adelantada por el presidente Rajoy, y que se encarama al 27 de noviembre.

El dirigente gallego no las tiene todas consigo. Como quiso dejar claro en la rueda de prensa, ni siquiera el Rey le ha llamado para formar Gobierno. Puede ser un formalismo o no, lo cierto es que el jefe del Ejecutivo ha cosechado la abstención de Ciudadanos y el sí de Coalición Canaria. Sabe que no lo tiene fácil.

Tras la reunión de este miércoles, el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, fue contundente con su ‘no’.

Ponderó el papel alternativo que juega el PSOE como principal partido de la oposición, e hizo valer la distancia ideológica y de programa que en su opinión le separa de Rajoy.

No precisó si de nuevo se metería en la aventura de reeditar las negociaciones de un Gobierno de cambio. Pero tampoco dijo lo contrario.

Resaltó que el PSOE sabrá estar a la altura de las circunstancias y que «dará lo mejor de sí mismo». E insistió en que su partido estará «en la solución» de las cosas, añadiendo que evitará a toda costa ir a terceras elecciones.

Con estos mimbres, Rajoy cerraba su ronda de contactos este miércoles con un apoyo más que el 27J, el de Coalición Canaria. Y para añadir más presión, Francesc Homs, de PDC, antes Convergencia, invitó a Pedro Sánchez a volver a repetir la experiencia del 20D y presentarse a una nueva investidura en el caso de Rajoy fracase.

Las bambalinas de la política

Pero Rajoy no quiere fracasar. Este miércoles sacó la misma carta que en las anteriores elecciones. Y aunque juega con la ventaja de un parlamento muy fraccionado, si no está clara su investidura -podría ser una herramienta de presión-, abrirá un periodo de reflexión. Y es ahí donde algunos socialistas creen poder cobrarse la cabeza de Mariano Rajoy.

Claro que este es el discurso oficial. Porque entre bambalinas, y más allá de la partida de mus, los círculos políticos transpiran negociaciones en secreto con el PSOE, conversaciones para encontrar una solución de última hora que saje el bloqueo institucional que vive el país desde el 20D, y dirigentes socialistas próximos a Sánchez que están convencidos de que su secretario no va a intentar formar Gobierno con Unidos Podemos.

Es más, se está en el convicción por parte del PP y de su equipo negociador, de que Ciudadanos apenas ha dicho ‘no’ y ha mostrado una abstención estratégica, y sin embargo no se descarta que esta posición se torne en un sí cuando lo requieran los acontecimientos.

Y si esto sucediera, acuden las fuentes al socialista Fernández Vara, entonces podrá rescatarse aquella frase de su autoría de, «quién es el guapo que le dice a Rajoy ‘no’ con 170 diputados». Hoy, Fernández Maíllo ha asegurado que en este tiempo, en el que Rajoy ya ha pedido acuerdos en privado, «puede haber una serie de cambios».

Por ahora, la única negociación que existe es la de la constitución de la Mesa del Congreso. Y esa carta, la del presidente, puede ser lo que haga cambiar de opinión a Pedro Sánchez a cambio de mantener en el cargo a Patxi López. Esta incógnita se despejará el 19J.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído