Pedro Sánchez: "La vieja guardia no entiende el nuevo PSOE"

Alfonso Guerra aboga por una abstención «colectiva» para que Rajoy forme Gobierno

El PP aplaude ahora al 'inútil' de Zapatero por "su valor y valentía"

Los dirigentes no se atreven a dar el paso, temiendo que prensa y políticos caerán sobre ellos

La presión se acumula. A Mariano Rajoy (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos), que empujan con todas sus fuerzas al PSOE hacia la abstención, esta semana se han sumado los expresidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y hoy 5 de agosto de 2016 lo hacía el propio Alfonso Guerra (El PP aplaude ahora al ‘inútil’ de Zapatero por «su valor y valentía»).

Nada de esto ha sentado bien en la sede de Ferraz. En el círculo más próximo de Pedro Sánchez, donde son evidentes los partidarios de volver a intentar un apaño con Podemos y los nacionalistas para sacar adelante un ‘presidente de izquierdas’, están que echan las muelas.La tesis de los sanchistas es que «la vieja guardia no ha entendido a la bases y el nuevo PSOE».

«Y lo peor es que los barones críticos no lo entienden tampoco. Ya no haces cuatro llamadas y dices que hay que votar esto. Ahora la gente vota en el ordenador en su casa. Esta generación no lo ha entendido».

Entre los ‘viejos que no entienden’ está, por tanto, el exvicepresidente del Gobierno e histórico dirigente socialista Alfonso Guerra, quien cree que todos los partidos deberían abstenerse en una investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, para ejercer así «un acto colectivo de responsabilidad» que permitiría desencallar la situación, ya que considera que no sería «serio descargar otra vez sobre los electores la solución del conflicto que paraliza la vida política».

En un artículo de opinión en la revista Tiempo, recogido por Europa Press, el que fuera número dos del PSOE con Felipe González al frente apuesta por esta salida, visto que «no es posible un gobierno alternativo al del partido que ha obtenido mayor número de votos y de escaños».

A su juicio, «los partidos deberían ejercer un acto colectivo de responsabiLIdad absteniéndose ante la investidura del partido que tiene la minoría mayor», sin que esto suponga «dar carta blanca al Gobierno conservador», ya que después, se vería obligado a «acordar» con la oposición «los proyectos que quisiera sacar adelante».

EL PAPEL DE LA OPOSICIÓN

«Conscientes de que el dirigente del PP no ha hecho, ni piensa hacer, nada para lograr el apoyo de otros partidos, no ha ofrecido ningún programa de Gobierno y se limita a decir que nadie quiere hablar con él, los dirigentes de las otras fuerzas políticas podrían abstenerse todos y sería posteriormente en cada proyecto gubernamental cuando podrían ejercer su posición conjunta mayoritaria».

En el artículo, Guerra apunta que los partidos no están en esta postura porque «el encallamiento a que ha llegado la política española y los ‘hooligans’ de algunos en la prensa» han llevado a convertir «un acto de responsabilidad» en «un acto criminal«.

«Los dirigentes no se atreven a dar el paso, temiendo que prensa y políticos caerán sobre ellos».

Y, mientras tanto, lamenta, los españoles asisten a «un disparatado juego» en el que, en su opinión, «todos saldrán perjudicados» y que demuestra que «algunos» políticos piensan que «los electores padecen algún tipo de idiotismo».

En particular, carga contra el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, por decir que votará no a Rajoy si negocia con los nacionalistas, cuando «su grupo se ha beneficiado ya de esa negociación», que le ha llevado a tener dos puestos en la Mesa del Congreso.

GOBIERNO ALTERNATIVO: «UNA HIPOCRESÍA MALSANA»

Además, critica al líder de IU, Alberto Garzón, por «empujar» al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a intentar un gobierno alternativo, obviando que «ya lo intentó en marzo y votaron en contra de Sánchez».

Para Guerra, estos mensajes, que también llegan desde Podemos, son «una hipocresía malsana que crea hastío y desaliento en los ciudadanos».

Y, para terminar, lamenta que en el PP digan que Rajoy «está trabajando incesantemente para lograr un acuerdo», pero admitan que «desconocen en qué consiste ese trabajo» (Mariano Rajoy se emplea a fondo en la ‘Operación Reblandecimiento’).

«La impresión que tiene la mayoría es que el político conservador se cree con un derecho natural a ser investido sin que sea preciso acuerdo alguno».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído