SILENCIO SEPULCRAL EN LAS FILAS DEL PSOE

Ignacio Camacho: «Sánchez quiere ser el William Wallace del izquierdismo dogmático»

Los dirigentes socialistas avanzan que no se moverán del 'no'

Los que asoman su cabeza en el PSOE lo hacen para apoyar como ovejas a su líder, no vaya a ser que se la corten

Ya parece evidente que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no convocará un Comité Federal de su partido, máximo órgano decisor entre congresos, antes de la celebración de las elecciones vascas y gallegas de septiembre de 2016. ¿Qué significa esto? Que Sánchez puede seguir tumbado a la bartola sin tener que enfrentarse a los voces discrepantes que, seamos sinceros, si existen, andan calladas como puertas.

Quizá es como dice el editorial de ABC: «no conviene mitificar tampoco el papel de los dirigentes territoriales críticos con Sánchez: primero, porque no es cierto que apelen directamente a esa abstención; segundo, porque si acordasen una estrategia común, sería para abordar la sustitución de Sánchez por otro secretario general, y no para facilitar las cosas al PP, ni siquiera por responsabilidad institucional; y tercero, porque su silencio durante todo este mes de agosto es más que elocuente». —Pedro Sánchez reitera que el PSOE votará no a la investidura y a los presupuestos

Aquí van tres ejemplos: la portavoz adjunta del PSOE en el Congreso, Meritxell Batet (PSC), ha rechazado que los socialistas cambien su postura respecto a Rajoy tras las elecciones vascas y gallegas de septiembre, en una entrevista de Rac1. —Pedro Sánchez, de marcha en Ibiza mientras España acumula 300 días sin gobierno

El portavoz del PSOE en el Senado, Oscar López, ha instado  al líder del PP, Mariano Rajoy, a que se siga buscando la vida entre partidos conservadores para sacar adelante su investidura, y que deje de mirar al PSOE, «porque va a tener que gobernar sin el PSOE». En cuanto a la búsqueda de una alternativa de izquierdas junto con Podemos, López insistió en que su partido “ni ha planteado, ni ha contemplado” esa opción.

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha destacado que Sánchez, está siendo «coherente» con el compromiso con los ciudadanos que le votaron y también con lo decidido en el comité federal del partido, en relación a la investidura de Mariano Rajoy. «Nos votaron no para indultar a Mariano Rajoy, no para apoyar un gobierno del PP, sino, precisamente, para conseguir lo contrario», ha asegurado.

Los que asoman su cabeza en el PSOE lo hacen para apoyar como ovejas a su líder, no vaya a ser que se la corten. «Pedro Sánchez piensa que su terco obstruccionismo le arrimará además un montón de votos procedentes de Podemos, y que la mayoría del electorado de izquierdas prefiere el impasse a la reelección del presidente en funciones. Quiere ser el héroe de la resistencia a la derecha, el William Wallace del izquierdismo dogmático», escribe Ignacio Camacho en ABC.

De escapada en escapada, Sánchez se ha marcado toda una Vuelta a España en 58 días trascurridos desde que se repitieran las elecciones: solo ha participado en once citas políticas públicas, alejado del foco informativo para que el que se queme sea Rajoy y disfrutar de verle humillado en su fallida investidura.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído