El PSOE vive desde hace largos meses sumido en una crisis interna que no es capaz de resolver

Pedro Sánchez esconde un plan B tras el 2S que no pasa por la abstención a Rajoy

«‘No’ es ‘no'», «qué parte del ‘no’ no ha entendido». Pedro Sánchez sigue encaramado a su ‘no’, y por lo que cuentan los que le rodean no tiene intención de cambiar.

El círculo fuerte de Ferraz está decidido a mantener su negativa a la investidura a Rajoy en primera y en segunda votación.

Pero, ¿dónde se colocará el PSOE a partir del 2 de septiembre de 2016? La respuesta es el plan B de Sánchez.

El PSOE vive desde hace largos meses sumido en una crisis interna que no es capaz de resolver. Lo único que permanece imperturbable, al menos oficialmente, es mantener el ‘no’ a Rajoy en las sucesivas sesiones de investidura que se distanciarán una de otra en 48 horas.

Sánchez, que ha evitado este verano reunir a su Comité Federal para aprobar las listas del Partido Socialista al País Vasco y a Galicia -publica este martes Publico.com, guarda una carta, una posibilidad que será convenientemente aclarada en un próximo Comité Federal que podría celebrarse a partir del 2 de septiembre, fecha en la que el actual secretario de los socialistas espera que Rajoy haya recogido un ‘no’ rotundo a su Gobierno, tal y como le pasó a él tras el 20D.

El interés de Sánchez

Dicen las gargantas socialistas, que tras esa investidura fallida el PSOE tiene que analizar los diferentes escenarios antes de ir a unas terceras elecciones, y ahí es donde argumentan se abren muchas posibilidades. Pero otras fuentes del entorno del líder apuntan por otros derroteros.

La intención de Sánchez, de la que nada se sabe de momento, aunque mucho se especula -este martes El Español sostiene que el dirigente socialista se abstendría después del 2S si Rajoy no es el candidato, contraviniendo así las exigencias de primarias para la elección del candidato.

ABC añade que «El PSOE espera que Rajoy fracase en la investidura sin saber qué hará después»-, pasa por, intentar presentarse otra vez con mayor margen de actuación que la anterior ocasión, o por dar por hecho que hay que dirigirse ya a elegir en unas primarias el candidato del PSOE a las terceras elecciones.

En ningún caso, insisten estas mismas fuentes de las que da cuenta Público, gestionará una «abstención» que permita gobernar a Mariano Rajoy.

Este 22 de agosto de 2016, Alberto Garzón volvía a recordar que desde la izquierda, en este caso desde Unidos Podemos, se está «trabajando estos días». «Y es para lo que hemos hablado con el PSOE -señala-. De modo que si Sánchez toma esa vía, puede ser que la semana que viene estemos hablando ya de otra posibilidad y haya un gobierno alternativo a Mariano Rajoy. Y así -insiste-, estamos evitando unas terceras elecciones».

La semana pasada, Pablo Iglesias aludió a las conversaciones telefónicas mantenidas con Pedro Sánchez para intentar un Gobierno alternativo a Rajoy en el caso de que fracasara su investidura-.

Sospechas

Hay un amplio sector del PSOE, poco afín a Sánchez, que sospecha de ciertos movimientos de su secretario general, movimientos tildados de «locuras». Para estos es disparatado que Ferraz vuelva a las andadas y busque alianzas y componendas primero con Podemos y después con Ciudadanos.

Además, entienden que unas terceras elecciones serían una hecatombe para los intereses del Partido Socialista. Pese a todo, lo que único parece inamovible, al menos de momento, es el ‘no’ a Rajoy.

Aunque también el apóstol Pedro negó a Jesucristo tres veces y luego fundó su iglesia. Y es que en política, una filigrana de última hora -abstenciones, ausencias- no sería tan sorprendente. Ya lo dijo ayer Ximo Puig, «tiempo al tiempo y después de una cosa otra, aun queda mucho tiempo para hablar de esto», publica hoy ABC.

Por si acaso, los rubalcabistas, entre los que se encuentran también Felipe González y Zapatero -publican diversos medios- ya están coordinando la ‘Operación Remplazo Pedro Sánchez’.

Un ‘sí’ al cambio

Esta mañana, La secretaria de Ciencia y Participación del PSOE, María González Veracruz, ha afirmado que «no está previsto» que el partido convoque de nuevo a su máximo órgano de dirección, el Comité Federal, para «cambiar» su decisión de votar ‘no’ a una investidura y Gobierno de Mariano Rajoy, que es una posición «clara y firme». 

«Desde el PSOE no tenemos ninguna previsión de cambiar de posición», ha manifestado, defendiendo que la postura del PSOE es «absolutamente coherente» con sus principios y con su «palabra»: «Lo más irresponsable que podemos hacer es apoyar un gobierno en el que no creemos», ha señalado, destacando además que eso supondría «desdibujar» al PSOE como la «alternativa» al PP. 

«Nuestro no es firme porque es un sí al cambio», ha remachado, para después incidir en que su partido «no puede ser cómplice de los recortes» del PP ni del «sufrimiento» que, a su juicio, ha provocado en los ciudadanos. Según ha defendido, mantener esa postura «no es mirar al partido» sino «mirar al país».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído