El senador y diputado autonómico ve como el juicio a su progenitor viene en el peor momento posible

La ‘black card’ de su papá le pasa factura a Espinar en su asalto al cielo podemita en Madrid

La Fiscalía exige cuatro años de cárcel por gastarse más de 178.000 euros

Se dice popularmente que las casualidades existen y que el diablo enreda las cosas de tal manera para que justo un plan ideal se pueda venir abajo.

Aplíquese esto a Ramón Espinar. El podemita, que espera asaltar el cielo del poder en Madrid haciéndose con los mandos del partido ve con auténtico terror como salta a la escena judicial el caso de la ‘tarjeta black’ de Caja Madrid de su padre.

Las primarias de Podemos en la capital de España se celebrarán en el mes de noviembre de 2016 y el juicio a su progenitor por la famosa ‘black card’ está previsto para finales del mes de septiembre o inicios de octubre de 2016. Es decir, un torpedo en toda regla hacia la candidatura de Espinar.

Tal y como cuenta esDiario, la Fiscalía pide para Ramón Espinar Gallego, hijo del senador podemita, cuatro años de cárcel por haberse gastado con su tarjeta black 178.399 euros entre 2003 y 2010 cuando ocupaba un sillón de consejero en Caja Madrid como miembro del PSOE.

La declaración de su padre en el marco de tan mediático juicio le llega a Espinar en el peor momento: en plena batalla por el control de Podemos Madrid. No en vano éste encabeza una de las tres candidaturas en liza y es el favorito de Pablo Iglesias; frente al tándem formado por Rita Maestre y Tania Sánchez por una parte y el eurodiputado Miguel Urbán por la otra.

El senador morado está ahora de campaña para convencer a la militancia de Podemos Madrid de que su proyecto, que lleva por eslogan Podemos Escucha, es el mejor para las primarias del 9 de noviembre de 2016. «No es tiempo de protagonismos individuales, no es tiempo de candidaturas; es tiempo de convertir Podemos en un diálogo. Podemos es una oportunidad, una oportunidad para la gente de abajo de este país. Para ponerlo al servicio de la mayoría social. Y el proceso que abrimos en Podemos Comunidad de Madrid es un proceso que tiene que ser de debate y de diálogo para construir un proyecto con la gente. El Podemos de la gente es el Podemos que escucha. Ya sabemos que para ganar hay que escuchar, que para ganar hay que contar con nuestra gente, con la gente de abajo», escribió en su cuenta de Twitter el día de su presentación.

La participación de Ramón Espinar Gallego en el saqueo de Caja Madrid siempre ha sido el talón de Aquiles de su hijo, al que no dejan de recordarle en las redes sociales la tarjeta black de su padre. 

No obstante ya se cuida el senador de evitar a toda costa el tema de Bankia en sus muchas -y ahora que está en campaña más- entrevistas y tertulias. Como si no existiera. Y no será porque no le gusta hablar de corrupción a Espinar: «La corrupción no es sólo un problema de mangantes, es un problema estructural, que tenemos un sistema y una legislación que la permite», denunciaba hace unos días en Las Mañanas de Cuatro, su programa de cabecera. Pero en alusión a… Rita Barberá.

En una de las pocas veces que se ha referido a su padre, Ramón Espinar declaró a El País en marzo de 2015 –Matar o no al padre-: «Lo que hablé después con mi padre no interesa a nadie. Yo tengo una esfera pública y otra que no lo es. He dicho muchas veces lo que pienso de Bankia. Lo que no voy a hacer es insultar a mi padre, ni aquí ni en ningún lado. Nunca me he beneficiado de nada que tuviera que ver con él».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído