El País le pone la esquela a Pedro Sánchez: "Es un insensato sin escrúpulos"

PSOE: Partido Surrealista Obrero Español

Corcuera, a la yugular de Sánchez: "¿Pero quién es él para decir cuál es el programa del PSOE?" Borrar

Las involuntarias (y celebradas) predicciones de Pedro Sánchez en Twitter: del "a casa que ya es hora" al "vaya paliza que me están dando"

Por ALFONSO ROJO

Dios no escuchó a Iceta y poco podrá hacer Pedro Sánchez para satisfacer sus plegarias y acabar con Rajoy:

«En el caso del Altísimo, quizá porque el catalán optó por el ‘líbranos’, en lugar del tradicional ‘libéranos’ que recitábamos de niños.

En el del secretario general y una vez hecho el recuento del 25-S y vista la actitud por los genios de Ferraz, porque de lo único que parece en condiciones de librarnos es del PSOE».

Y en esa tarea de demolición están a estas horas empeñados con todas sus fuerzas Sánchez y su cuadrilla. A tenor de lo que estamos viendo, hay quien comenta con sorna, a propósito de las siglas que lo de PSOE quiere en realidad decir ‘Partido Surrealista Obrero Español’.

El germen del mal fue plantado por Zapatero, que destapó el tarro de los rencores e inició la enajenación de la menguante militancia socialista, pero la desgracia del PSOE ha sido tener al frente, en un momento tan crítico y complicado, a alguien que sólo piensa en su interés personal y que está rodeado por una cuadrilla de arribistas.

El caos se ha apoderado del PSOE, tras la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva y la negativa de Pedro Sánchez a dejar el cargo de secretario general. El sector afín a Sánchez ha reunido este 29 de septiembre de 2016 en Ferraz, sede central socialista, a los miembros de la ejecutiva que no han dimitido (Corcuera, a la yugular de Sánchez: «¿Pero quién es él para decir cuál es el programa del PSOE?»).

Mientras, los críticos han intentado convocar la comisión de garantías, sin lograrlo. «No me han dejado pasar a las dependencias del PSOE», ha dicho Verónica Pérez, presidenta de la mesa del comité federal, quien ha reivindicado ser la única autoridad del PSOE (¿Le habrá dado «Burrodanga», Iglesia a Sánchez?).

Ambas partes niegan legitimidad a la contraria. Todo indica que el PSOE, refundado por Felipe González hace 41 años, cumple ciclo y se acerca a la irrelevancia (Las involuntarias (y celebradas) predicciones de Pedro Sánchez en Twitter: del «a casa que ya es hora» al «vaya paliza que me están dando»).

Es grave para España, que desde la muerte de Franco y con el sarpullido de los nacionalistas que nunca respetan el pacto constitucional, ha basado su estabilidad en la alternancia del centroizquierda y el centroderecha, pero la debacle está servida, como deja patente hasta el diario ‘El País’ en su editorial de este jueves (Pedro Sánchez: «Es un insensato sin escrúpulos»):

Sánchez ha resultado no ser un dirigente cabal, sino un insensato sin escrúpulos que no duda en destruir el partido que con tanto desacierto ha dirigido antes que reconocer su enorme fracaso. La sucesión de acontecimientos ocurridos desde el pasado domingo, empezando por su incomparecencia en la misma noche electoral y terminando por la cobardía de enviar ayer a su número dos -tal vez el único que le queda al lado- a dar explicaciones en su lugar, son prueba del nivel de degradación en el que Sánchez ha dejado el cargo de secretario general del PSOE. En medio quedó una rueda de prensa, el lunes, en la que lejos de asumir con humildad la derrota y felicitar democráticamente a los vencedores, se lanzó en tromba contra sus críticos, acusándoles -en la mejor tradición sectaria- de desviación ideológica y de trabajar para beneficiar al principal rival, el Partido Popular.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído