PROVOCÓ DIMISIONES EN EJECUTIVAS Y DERRIBÓ A LOS LÍDERES DE JUVENTUDES SOCIALISTAS

Los 32 despiadados ‘golpes de Estado’ de la ‘Sultana’ Díaz en agrupaciones del PSOE

Los 32 despiadados 'golpes de Estado' de la 'Sultana' Díaz en agrupaciones del PSOE
Susana Díaz.

Es de armas tomar, y su estrategia no se anda precisamente por las ramas. Susana Díaz se las sabe todas, -si no que se lo pregunten a Pedro Sánchez-, y tiene un bagaje de exitosos ‘golpes de estado’ que pone a temblar al más pintado.

La lista de ‘asaltos al poder’ la facilita ‘El Confidencial Digital‘, que se hace eco de fuentes del PSOE andaluz.

Estos son algunos de sus logros en esta materia (se cuantifican hasta 32 casos, y sin acritud), con métodos con una misma pauta:

«O provocaba la dimisión de la mitad de los dirigentes, como ahora en Ferraz, o directamente montaba una gestora».

UNA LISTA RESUMIDA

Triana. Antes de liderar el partido en Sevilla, Díaz se hizo con la secretaría general del PSOE de Triana después de un proceso interno tormentoso en el verano de 2003. Intentó impulsar una moción de censura contra la dirección de la agrupación pero no pudo conseguir las firmas necesarias. Después, la ejecutiva provincial tuvo que suspender la agrupación elegida democráticamente y ella pudo acceder a ese cargo.

Agrupación de Cerro-Amate. Considerada una de las más numerosas de Sevilla y Andalucía, en 2012, y en plena guerra de Susana Díaz por alcanzar la secretaría general del PSOE andaluz, fue dividida en dos con la excusa de que «era demasiado grande». La razón real, explican las fuentes consultadas, era «laminar y marginar» a los que se oponían a la actual presidenta de la Junta.

Gines. Manuel Camino Payán, alcalde de esta localidad sevillana, tuvo que renunciar a su cargo en diciembre de 2015 después de sufrir una rebelión de su ejecutiva y equipo de gobierno similar a la que ha tenido ahora Pedro Sánchez. Fuentes conocedoras del caso, explican que la dirección provincial, controlada por Susana Díaz, «le marginó por pensar diferente a ellos». Después, añaden, «le dividieron la ejecutiva y tuvo que dimitir». El propio ex edil declaró, tras su renuncia, que había tomado esa decisión debido a la «ausencia de lealtad y confianza» por parte de un sector de su equipo de gobierno.

Alhaurín el Grande. En junio de 2011, y tras unos malos resultados en las elecciones municipales, el secretario general del PSOE en ese municipio malagueño, Cristóbal Bonilla, dimitió y convocó una asamblea local para elegir nueva ejecutiva. A ese proceso solo se presentó Antonio Bermúdez, que en su proclamación fue respaldado por unanimidad. No obstante, una semana después, y aprovechando que estaba de viaje, la dirección provincial, con el susanista Francisco Conejo a la cabeza, decidió situar al frente de la agrupación una gestora.

La elegida para dirigir esa gestora fue Pilar Serrano, actualmente imputada por usurpación de función pública y prevaricación y ex parlamentaria nacional. Bermúdez explica a este confidencial que «un día llegó a la sede con un cerrajero y nos cambió la cerradura para que no entráramos». Además, vincula esta decisión a su participación en una reunión, a la que le invitó Bonilla, con los críticos de Cornejo y Heredia. Después de conocerse ese cónclave, «caí yo y también lo intentaron con el alcalde de Álora, que también estuvo presente».

La gestora montada por la dirección provincial, y con el visto bueno de una Susana Díaz que por aquel entonces era secretaria de Organización del PSOE andaluz, duró hasta octubre de 2016. Más de 4 años, con unas elecciones municipales en el que el candidato al Ayuntamiento no era ni militante de la agrupación de Alhaurín el Grande, y en los que «pasamos de tener 98 militantes en julio de 2011 a 11 en la actualidad».

Ronda. En octubre de 2011, y después de que saltara un caso de corrupción que salpicaba a algunos miembros del Ayuntamiento malagueño, la dirección provincial del partido, afín a Susana Díaz, aprovechó para disolver a todo el grupo municipal y montar una gestora, que duró dos años. Las fuentes consultadas por ECD explican que, con la vuelta a la «aparente normalidad» de la agrupación, se convocaron unas primarias «en las que se demostró, a posteriori, que varios avales de la candidatura oficial eran ficticios».

También en las JJSS de Sevilla, Málaga y Cádiz

La disolución de agrupaciones y la implantación de gestoras ha sido una práctica habitual durante los años de Susana Díaz al frente del partido tanto en Sevilla como en toda Andalucía. De hecho, algunos que la han sufrido, aseguran que lo que ha sucedido ahora en Ferraz «era de esperar» porque, como dice el dicho, «mira a tu pueblo que así será tu reino».

No obstante, las prácticas de la presidenta de la Junta no se limitan únicamente a su etapa como dirigente del PSOE andaluz, sino también cuando tenía cargos de responsabilidad en Juventudes Socialistas. En esa tapa, los líderes de JJSS de Sevilla, Málaga y Cádiz sufrieron la misma maniobra que Pedro Sánchez.

En Sevilla, el secretario general de Juventudes Socialistas de Andalucía desde 2010, Juan Carlos Ruiz, se vio forzado a dimitir dos años después después de que se opusiera a la composición de las listas electorales de la provincia que estaba planteando Susana Díaz. La hoy dirigente autonómica, explican las fuentes consultadas, «dividió a esa ejecutiva para forzar la caída de Ruiz». Después se celebró un congreso extraordinario.

En Málaga, se vivió la misma situación, porque «el mecanismo está bien aprendido» y aquí el perjudicado fue Moisés Sánchez.

Por último, añaden las fuentes consultadas, en Cádiz una joven Bibiana Aído tuvo sus rifirrafes con Susana Díaz en Juventudes. En esa ocasión, la protección de Manuel Chaves fue clave para que la futura ministra «no fuera laminada».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído