EL SAT DICE QUE SU LÍDER HA TENIDO QUE SER INGRESADO POR PROBLEMAS DE CORAZÓN

Andrés Bódalo se pone en huelga de hambre para denunciar «persecución» pero pincha en hueso: «Tranquilidad, reservas tiene de sobra»

El sindicalista cumple condena de tres años y medio por agredir al que fuera teniente de alcalde de Jódar (Jaén), Juan Ibarra

Andrés Bódalo se pone en huelga de hambre para denunciar "persecución" pero pincha en hueso: "Tranquilidad, reservas tiene de sobra"
Andrés Bódalo

El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha anunciado que Andrés Bódalo ha iniciado una huelga de hambre como protesta por «la persecución que ha venido sufriendo estos meses» en el centro penitenciario de Jaén donde desde el 30 de marzo de 2016 cumple una condena de tres años y medio de prisión por agredir al que fuera teniente de alcalde de Jódar (Jaén), Juan Ibarra (PSOE), durante una protesta de jornaleros en 2012–Llaman «víbora y cáncer» a la exnúmero 1 de Podemos en Jaén por no amparar a Andrés Bódalo–.

 

El Club de la Comedia de Diego Cañamero

Según informa el SAT en un comunicado, Bódalo ha tenido que ser ingresado en dos ocasiones en el hospital por sus problemas de corazón y tuvo que compartir celda con un preso condenado por homicidio–Diego Cañamero da la cara por el violento podemita Andrés Bódalo y Susanna Griso se la parte–.

Aparte de esta circunstancia que, según el sindicato, conllevaba «una convivencia difícil», también «ha sido vejado y amenazado por parte de un funcionario de prisiones» que llegó a decirle delante de sus hijos que «aquí lo vas a pasar mal»–El ejército tuitero de Podemos exige a El Mundo que despida al periodista que le quitó la careta a Bódalo–.

ÓSCAR GÓMEZ ALIAS ‘EL PANCETAS’, PORTAVOZ DEL SAT

Relata el sindicato, «ese mismo funcionario de prisiones ante uno de los múltiples problemas de convivencia de la celda dio parte contra Andrés por una supuesta falta de respeto siendo condenado a estar quince días en una celda de aislamiento y a mantener tres meses en rehabilitación, lo que supondrá que en enero no podría obtener el tercer grado»–Las víctimas retratan al macarra Bódalo: «Es un sinvergüenza muy gordo»–.

Para el SAT, Andrés Bódalo ha mantenido «un comportamiento ejemplar». Sin embargo, dice el escrito, «ha sido objeto de acoso, vejaciones, amenazas y persecución» y «llama la atención que esta sanción llegue ahora justo para evitar que en enero pudiera obtener el tercer grado».

En opinión del sindicato, «no se trata ya de un inocente que está sufriendo cárcel injustamente sino de una persona que está recibiendo un trato indebido que cualquier ser humano denunciaría».

El sindicato recuerda que Andrés «no está en condiciones óptimas de salud», sino que «tiene graves problemas cardíacos que una huelga de hambre puede agravar» por lo que hacen «responsables del posible agravamiento del estado de salud» de su compañero a los responsables penitenciarios.

El comunicado finaliza anunciando que el 9 de noviembre, sindicalistas de toda España se van a concentrar en la puerta de la cárcel de Jaén para exigir su libertad.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído