El exsecretario general del PSOE 'aparca' su coche y vuelve a coger el avión rumbo a Washington

Sánchez, ¿ya te cansaste de ir en Peugeot buscando militantes?: «Estaré en EE.UU apoyando a Clinton»

La coña es que acabe convirtiéndose en una versión 'empeorada' de Zapatero: candidato al que apoyaba, político que se la pegaba

Retorna ‘Gulliver’ Sánchez y sus viajes transoceánicos. El exsecretario general socialista, tan deseoso de buscar militantes por toda España a bordo de su Peugeot para convencerles de la importancia capital que tenía que él volviera a ser el líder del PSOE, deja en la estacada y con una honda depresión a los votantes socialistas mientras coge la puerta de embarque rumbo a Estados Unidos –La pregunta del millón: ¿puede Pedro Sánchez permitirse tantas vacaciones con su sueldo?-.

Sí, Pedro Sánchez retorna al país en el que se tiró unos cuantos días en octubre de 2016, justo cuando la gestora del Partido Socialista debatía sobre la abstención o no a Mariano Rajoy en el debate de investidura que se celebró del 26 al 29 de octubre de 2016 –Los viajes de ‘Gulliver’ Sánchez: la crisis del PSOE no va con él-.

El motivo que empuja al ‘guapo’ del PSOE no es otro que mostrar su apoyo a Hillary Clinton en las decisivas elecciones a la Casa Blanca que se celebrarán el 8 de noviembre de 2016, una cita donde los sondeos ya se atreven a pronosticar una ligerísima ventaja para un Donald Trump que estaba casi amortizado y amortajado hace unas semanas en las encuestas y ahora, demoscópicamente, se puede dar el gusto de amenazar en las urnas a la favorita desde el inicio de la carrera electoral.

¿OTRO’ ZAPATERO’ EN LONTANANZA?

Lo cierto es que el equipo de Clinton está prevenida por si Sánchez fuese un Zapatero en versión empeorada, es decir un gafe aún mayor.

Salvo Obama, que siempre mantuvo una distancia prudencial con el expresidente español, a excepción de la famosa foto con las hijas ‘góticas’ de ZP, el resto de políticos de talla internacional que recibieron el apoyo del socialista vieron liquidada su trayectoria.

Dos de sus primeras ‘gafadas’ fueron memorables: la primera le ocurrió antes de las ultimas elecciones generales en Alemania, en 2006, cuando presto todo su apoyo a Gerhard Schroeder y a su partido, el SPD, pero resultó derrotado por Angela Merkel y el CDU, a los que había desdeñado.

La segunda fue cuando se volcó con un entusiasmo desbordado a favor del voto afirmativo en el referéndum sobre el proyecto de la constitución europea. El resultado es conocido por todos: la victoria del voto negativo paralizó Europa y envió el proyecto de constitución al basurero.

Tampoco hay que desdeñar que en 2007, apoyó a la candidata socialista Ségolène Royal, perdedora de las elecciones frente a Nicolás Sarkozy. También en ese año asistió en Ibiza a la cumbre hispano-italiana, donde abrazó a Romano Prodi, quien, nada más regresar a Roma, presentó la dimisión

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído