Los socialistas caen casi cinco puntos respecto a junio de 2016

El PP de Rajoy consolida su liderazgo y Podemos supera a un PSOE erosionado por Sánchez y sus ‘cuates’

Ciudadanos mantiene un porcentaje estable de voto y se asienta como partido moderado

El líder peor valorado, una vez más, es Pablo Iglesias. Obtiene un saldo negativo de 36 puntos

El Partido Popular  de Mariano Rajoy, gracias sobre todo a la gestión de su líder, consolida su liderazgo político en España y si hoy se repitieran las elecciones generales, obtendría un respaldo del 35,7%, casi tres puntos más que en los últimos comicios (Podemos: el pisito).

A Unidos Podemos, aunque por otros motivos, tampoco le iría mal, ya que gracias a las metidas de pata de Pedro Sánchez, las veleidades de los Iceta, Armengol, Puig y demás ‘periféricos‘ socialistas, mejoraría en dos puntos, con un 23,1% de apoyo, y le arrebataría la segunda posición a un PSOE que retrocede casi cinco puntos respecto a junio de 2016 (Irene Montero amenaza a Donald Trump y le avisa de que tendrá a Podemos enfrente).

Solo Ciudadanos mantiene un porcentaje estable, con Albert Rivera cada día mejor valorado y asentando en la población la idea de que son un partido moderado que ha llegado para quedarse (Gana Pablo Iglesias a Iñigo Errejón y el especulador Espinar mandará en Podemos Madrid).

La perspectiva de unas nuevas elecciones ha desaparecido definitivamente del horizonte. Por eso mismo, la encuesta realizada por Metroscopia y que este domingo 13 de noviembre de 2016 publicará integra ‘El País‘,  no puede entenderse como la expresión de un sentido del voto meditado y decidido, sino más bien como la expresión de los alineamientos ideológicos que los españoles declaran en este momento concreto.

Y la primera conclusión es que el PP sigue siendo el partido con el que más se identifica una mayoría de votantes.

La formación de Rajoy llegó a alcanzar en el sondeo realizado en octubre un respaldo de casi el 38%, que luego ha visto reducido en las últimas semanas.

Queda todavía lejos de ese techo del 40% que suele garantizar la mayoría absoluta. Es muy posible que la pérdida de apoyo detectado de una a otra encuesta tenga que ver con la percepción negativa de parte del electorado de centro derecha del nuevo Gobierno diseñado por Rajoy para hacer frente a una legislatura en la que el diálogo va a ser imprescindible.

Con todo, la imagen del presidente del Gobierno y de su partido ha mejorado notablemente en este sondeo.

Los datos de aprobación de la gestión de Rajoy, aunque siguen reflejando un saldo negativo en la media de los españoles consultados, son los mejores que logra el líder conservador desde hace casi cinco años.

Y el PP, que ha competido con Unidos Podemos en los últimos meses en la categoría de partido «al que no se votaría en ningún caso» (un 50% de españoles se mostraba así de tajante en septiembre), genera hoy un rechazo mucho menor (28%).

La tarea del PSOE

Si bien el retroceso de los socialistas respecto a las elecciones del 26-J es considerable -con un 17,9% de apoyo, obtendrían casi cinco puntos menos-, no parece que su decisión final de permitir la investidura de Rajoy con su abstención les haya pasado factura. Su cifra actual es apenas una décima inferior a la que le concedió el sondeo hace escasamente un mes.

Lo más destacable es que se trata del partido que tiene un mayor número de votantes (30%) que confiesan sus dudas en el caso de que se celebraran nuevas elecciones. Muestran un sentimiento de desafección, pero no se sienten inclinados a otorgar su voto a otra formación.

Y en ese sentido, se trataría de un voto recuperable. Una recuperación, en cualquier caso, que sería lenta y laboriosa, y que va a depender en gran medida del modo en que los socialistas resuelvan su actual crisis interna y sean capaces de dotar de un contenido atractivo a sus nuevas propuestas.

Unidos Podemos, también inmerso en su propio proceso de reorganización interna, mantiene un apoyo estable, pero no parece arañar rédito de la situación de debilidad de los socialistas. Hoy obtendría, según Metroscopia, un porcentaje de voto del 23,1%, dos puntos por encima de sus resultados del pasado junio.

Como contrapartida, sigue siendo, entre la población en general, la formación que mayor rechazo provoca: un 47% de españoles afirma que no les votaría en ningún caso, e Iglesias sigue siendo el político que obtiene una peor valoración, inferior a la de Rajoy.

Ciudadanos es el partido que mejor parado sale del largo tiempo de parálisis política. Metroscopia le otorga un apoyo del 13%, lo que equivaldría a un respaldo electoral de en torno a tres millones de votos.

El arranque de la actividad parlamentaria, en la que la voluntad de negociar y pactar tendrá oportunidades de ponerse en práctica cada día, puede favorecer a un partido que tiene en el debate político su mejor baza para atraer la atención pública. Y que sigue siendo, junto con su líder, Albert Rivera, el mejor evaluado por el conjunto de la ciudadanía.

EL CUENTO DE LA VALORACIÓN PERSONAL

Albert Rivera ha sido capaz de conservar su buena imagen en la percepción general de la ciudadanía. Su saldo evaluativo (la diferencia entre el porcentaje de consultados que aprueban su gestión y los que la rechazan) es positivo: 14 puntos. Y no solo obtiene buena valoración entre sus votantes. También los del PP y los del PSOE aprecian su modo de actuar en política.

El líder peor valorado, una vez más, es Pablo Iglesias. Obtiene un saldo negativo de 36 puntos. Mariano Rajoy también recibe un suspenso, pero ha logrado mejorar en los últimos meses la visión que tienen de él los españoles. Su saldo es de 20 puntos negativos.

Metroscopia ha decidido no incluir ningún nombre procedente del PSOE, ya que este partido debe aún elegir un nuevo líder.

TODAS LAS OFERTAS

LA MEJOR SELECCIÓN DE OFERTAS ONLINE

Seleccionamos y organizamos miles de ofertas online para ti

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído