Tania Castro, edil de la localidad pontevedresa de Cangas, pagaba 413 euros a un camarero por 12 horas diarias de trabajo

Trincan a otra podemita haciendo un ‘Echenique’ laboral

Previamente lo tuvo sin contrato y cuando consiguió el acta de concejal lo despidió fulminantemente

Trincan a otra podemita haciendo un 'Echenique' laboral
Tania Castro. EP

En Podemos son expertos en pontificar y en ver siempre la paja en ojo ajeno. Sin embargo, la viga en el propio nunca la detectan y cuando les pillan con el carrito del helado acaban por buscar subterfugios para no reconocer el fraude.

Esto es lo que le ha sucedido a la edil de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Cangas (Pontevedra), Tania Castro, a la que la Justicia acaba de condenar por marcarse un ‘Echenique’ laboral con un empleado al que no sólo tuvo bastante tiempo sin contrato, sino que encima le pagaba 413 por jornadas maratonianas de entre 12 y 14 horas y encima le despide una vez consiguió su acta de concejal –Podemos: Echenique ya fue pillado en 2012 con la sillita del fraude a la Seguridad Social-.

Tania Castro Paredes es arquitecta y gestionaba la cafetería del Colegio Oficial de Arquitectos en Vigo. La sentencia considera probado que tuvo a una de los camareros de la cafetería trabajando sin contrato y sin darle de alta en la Seguridad Social durante tres meses, desde noviembre de 2014 a enero de 2015.

Por fin, según cuenta Okdiario, el 3 de febrero de 2015, concedió a su empleado un contrato temporal como ayudante de camarero a tiempo parcial: le pagaba 413,88 euros al mes por trabajar, teóricamente, tres horas al día. En realidad, según la sentencia, el camarero trabajaba jornadas de entre 12 y 14 horas diarias.

Una concluido este período, Castro ofreció al camarero un contrato a jornada completa, pero con una duración de tan sólo dos semanas. Finalmente, cerró la cafetería el 18 de junio de 2015, cinco días después de conseguir el acta de concejal en el Ayuntamiento de Cangas.

El Juzgado de lo Social número 5 de Vigo ha estimado ahora la demanda presentada por el camarero: la sentencia considera probado que la edil podemita tuvo a su empleado trabajando tres meses sin contrato, y luego le pagó un sueldo ridículo de apenas 400 euros al mes por largas jornadas laborales de 12 horas diarias.

El magistrado ha considerado además que esta relación laboral continuada consolidaba de hecho el contrato del camarero como un puesto de trabajo indefinido, por lo que ha declarado improcedente su despido.

En síntesis, el juzgado ha condenado a la concejal de Medio Ambiente de Cangas a pagar a su empleado una indemnización de 1.383 euros, además del llamado salario de tramitación: es decir, el sueldo que le hubiera correspondido cobrar desde el momento del despido improcedente hasta la fecha de la sentencia.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído