"Yo espero que Podemos, paradójicamente, no blinde los aforamientos"

Albert Rivera: «A Rajoy le gusta mucho subir impuestos, estamos en contra de esa línea»

"Soy más corredor de fondo que de 'sprint'"

Albert Rivera: "A Rajoy le gusta mucho subir impuestos, estamos en contra de esa línea"
Albert Rivera (CIUDADANOS). PD

Ni Ciudadanoss ni yo moriremos de éxito

La entrevista se la hace Esther Esteban, vewterana en estas lides y aparece este 20 de enero de 2017 en ‘El Economista‘.

Albert Rivera, que rechazó meterse en el gobierno y ha sido clave en la gobernabilidad de España pero corre el riesgo de resultar casi irrelevante en esta legislatura si PP y PSOE acercan posiciones, desgrana sus planes, reflexiones y valoraciones, asegurando rotundo que sabe qdónde ir y que ni él, ni Ciudadanos, morirán de éxito:

¿Ciudadanos sigue teniendo la sartén por el mango de la gobernabilidad o ahora Rajoy ha cambiado de pareja de baile y prioriza al PSOE?

Nosotros somos determinantes, pero para ser decisivos hace falta también el PSOE. Nos sentimos muy cómodos en esta posición determinantes porque muchas de las reformas que están saliendo tienen el sello naranja, pero somos humildes: tenemos 32 escaños, no 176, así que la negociación es clave. Me siento razonablemente satisfecho de que el PP esté apoyando algunas de nuestras iniciativas y que el PSOE se sume.

¿Se sigue fiando de Rajoy?

Es verdad que a Rajoy le gusta mucho subir los impuestos, como al PSOE, pero nosotros no le hemos apoyado porque somos más partidarios de reducir duplicidades, de perseguir el fraude fiscal y de ser valientes. Estamos en contra de la línea de Montoro, que ha tomado Rajoy como referencia, pero, vamos, es necesario que el PSOE esté en los acuerdos importantes.

¿Como los Presupuestos?

Si el PSOE no se moja o permite que PP y C’s los saquemos adelante no habrá Presupuestos, y eso es muy grave. Las reformas transversales que están saliendo adelante son las mismas que C’s y el PSOE firmaron en su día, como el pacto educativo, la ley de autónomos o la baja por paternidad. La sociedad española va un paso por delante y está entendiendo mejor esta nueva etapa que algunos políticos.

¿La alternativa si no hay Presupuestos es otra legislatura corta y nuevas elecciones?

Creo que sí que va a haber Presupuestos. No tiene mucho sentido que pongamos esto en marcha y que luego el PSOE, igual que se abstuvo para permitir que haya legislatura o ha suscrito el techo de gasto, no permita, aunque sea con su abstención, que PP y C’s los saquemos adelante.

¿El precio de C’s a ese apoyo incluye el tema de los autónomos?

Nosotros hemos pedido una serie de partidas, por ejemplo, elevar los permisos de paternidad a 20 semanas, o que se amplíe a un año la tarifa plana de autónomos. Hemos hecho de la ley de los autónomos una prioridad. Esa ley permite que las madres autónomas no paguen cuota durante el embarazo o la baja, cambiar de cuota cuatro veces al año y no dos, permitir que te des de alta un día. Si, por ejemplo, usted, como periodista, da una conferencia de una jornada, ¿por qué tiene que pagar todo el mes? Hay que dignificar a los autónomos, un sector que tira del carro del 29% del empleo.

¿Qué opina cuando oye decir que Ciudadanos se está desinflando electoralmente o que hay un hiperliderazgo excesivo?

Quien diga que nos estamos desinflando electoralmente, lleva mucho tiempo sin mirar las encuestas, porque en las últimas somos el único partido que sigue creciendo. C’s no se desinfla en absoluto y estoy muy tranquilo -con toda la prudencia y la humildad del mundo-, pero sabiendo que la gente de la calle está valorando nuestro trabajo para liderar cambios de estabilidad y de consenso. Ciudadanos no es un pelotazo político ni una coalición de confluencias, ni un acuerdo electoral, es un proyecto para España. Yo, desde hace diez años, estoy picando piedra desde Cataluña y todos decían que era imposible lo que planteaba: crecer en el Parlamento catalán, dar el salto nacional y tener representación en el Congreso, y aquí estamos.

¿Es cierto que han pretendido restringir que haya corrientes internas?

No, no es así. Es verdad que había un artículo en el Código sancionador de los estatutos para impedir que entren grupos organizados o lobbies.

Vamos, que Rivera no va a morir de éxito, que es un corredor de fondo…

Ni C’s ni yo moriremos de éxito y, efectivamente, soy más corredor de fondo que de sprint, pero no por una estrategia de partido, sino para España. La mayoría simple no le está sentando tan mal a España. Que se hagan leyes por consenso y que el Gobierno no pueda aplicar un decreto sin contar con la oposición me parece mucho más sano que lo que hemos visto en los últimos años. Este nuevo modelo de cuatripartidismo ha venido para quedarse, no creo que sea una cuestión coyuntural.

Pero su estrategia y la de Podemos, se alejan ¿no?

Lo que nos diferencia de Podemos es que nosotros sí queremos trabajar en el Parlamento por la estabilidad, por las reformas. No renegamos de la vida institucional o parlamentaria. No hay que escoger, como dicen ellos, entre la calle y el Parlamento. Son lo mismo. La calle vota y lo refleja en el Parlamento.

¿Qué beneficio tiene para usted que se quiten las referencias ideológicas a la socialdemocracia en el próximo congreso de Ciudadanos?

Ese es sólo un documento que ha salido del Consejo General, pero no se ha quitado la referencia a una etiqueta ideológica porque no había esa referencia, lo que había era un contexto histórico y ahora lo que está haciendo el partido es definirse como lo que somos hoy, no lo que fuimos. Nadie cree que seamos un partido conservador ni socialista, sino un partido de corte liberal, progresista, constitucionalista, que es lo que dice el documento.

¿Y van a apostar por un cambio de estrategia, integrándose en los Gobiernos autonómicos?

El debate que abre la ponencia de estrategia del Congreso es precisamente que, a partir del 2019, C’s pueda ser un partido de Gobierno, y yo estoy a favor de que el partido, a partir de ese año, se plantee entrar en el Gobierno, bien encabezándolo, bien en una coalición de gobierno con otros partidos.

¿Por qué en 2019 y no ahora?

Primero, porque entonces tendremos la experiencia suficiente. No se puede llegar a los sitios sin ninguna experiencia y querer dar lecciones. C’s necesita un aprendizaje en experiencia parlamentaria, en los ayuntamientos y en los Gobiernos autonómicos. Eso lo tendremos, desde luego, en las próximas elecciones municipales y autonómicas. De ahí la fecha de 2019.

Vamos, que en esta legislatura descartaría usted entrar en un Gobierno de coalición a nivel nacional…

Se está demostrando lo bueno que es que Ciudadanos pueda llegar a acuerdos con el Gobierno y por otro lado lo controle. Si estuviéramos en un Gobierno de coalición, con Bárcenas y la comisión de financiación por poner en marcha, asumiendo los desastres del Yak-42, la mala gestión de las radiales o el saqueo de las cajas de ahorros, no tendría ninguna credibilidad. Hemos acertado intentando controlar y sanear la política española desde la oposición. Insisto, a partir de 2019 nos plantearemos poder entrar en gobiernos.

¿Qué le parece lo que está ocurriendo en Podemos, esa ‘pelea de gallos’ entre Errejón e Iglesias?

Por respeto, intento no meterme mucho en casa de los demás, pero es evidente que Podemos tiene un debate que siempre ha existido en la izquierda más extrema y también en la derecha más extrema: moderarse o no moderarse. Básicamente, ambos intentan aplicar la misma política, pero Errejón dice que hay que esconderse y Pablo que hay que asustar. No alcanzo a ver un debate ideológico, sino una pugna por dar más o menos miedo.

A usted tampoco le aprecian mucho en Podemos, le llaman la derecha travestida y le meten en el mismo saco que al PP…

Bueno, es una estrategia de ataque. Podemos sabe perfectamente que, en la franja joven de voto, por debajo de los 35-40 años, competimos, y por eso nos descalifican. Muchos jóvenes ya no están pensando en PP o PSOE, sino en Ciudadanos, Podemos o quedarse en casa, y eso pone de los nervios a Podemos, de ahí la estrategia de desgaste.

¿Va a pedir al PP que, de forma inmediata, ponga en marcha la parte del acuerdo que habla de despolitización del CNMV, del mercado de la competencia y el Banco de España?

Sí. Estamos muy cerca del acuerdo, pero para sacar estas reformas adelante es necesario que el PSOE participe de alguna manera. Estamos hablando también de reforzar y crear una autoridad de protección a los consumidores, y ahí están las cláusulas suelo, las preferentes… La CNMV no puede ser un organismo sólo del mercado de valores, sino de protección de los consumidores, y el gobernador del Banco de España no puede ser un cargo político, sino un independiente.

De sus palabras deduzco que no iremos a elecciones anticipadas, ¿no?

Creo que la legislatura tiene que ser estable. Todos hemos hecho sacrificios y cesiones como para ahora tirarlo por la borda en un cuarto de hora. Y es evidente que el PSOE, en plena crisis interna, no creo que esté por la labor de unas elecciones anticipadas. Nadie quiere elecciones cada tres días y Rajoy tampoco.

Una curiosidad, ¿cómo analiza usted los últimos movimientos en el PSOE, la llegada de Patxi López?

Debo reconocer que me he perdido entre tanto culebrón, pero yo en las cuestiones internas no entro. Mientras el PSOE, en los temas territoriales o de Estado, siga siendo un partido constitucionalista, quién sea su secretario general me da igual. Me parecería mal que volvieran a equivocarse con esa política territorial de referéndum y privilegios, que ha desdibujado al PSOE a nivel nacional, en Cataluña en particular, y que les ha desangrado en votos.

Quien no cambia es Puigdemont, que insiste en que habrá un referéndum válido y viable en el 2017…

¡Esto es el día de la marmota! Hace poco veía el discurso de Puigdemont de fin de año y ¡qué casualidad! en 2012 Artur Mas anunciaba lo mismo: decía que en 2013 habría un referéndum legal y válido. Estos señores están como en un bucle, son una rueda de hámster, pero claro, aquí nos han metido en la rueda a todos los catalanes y a todos los españoles. Yo les pediría que miren al 9-N y no vuelvan a repetir ese fracaso, pero me temo que van de derrota en derrota hasta la derrota final, porque desde luego no saldrán victoriosos.

Pues de entrada en la Conferencia de Presidentes no ha estado ni Urkullu ni Puigdemont…

Puigdemont se ha ausentado de su puesto de trabajo, y ha hecho una grave dejación de sus funciones. Puedes ir a discrepar, a defender un modelo distinto, pero ausentarte del puesto de trabajo es intolerable. En cuanto a Urkullu se equivoca, porque si el PNV realmente quería diferenciarse de Convergencia, está haciendo lo contrario.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído