Pablo Iglesias promociona a su equipo como respuesta a las peticiones de unidad

Vistalegre 2: Clase magistral de cinismo de los jetas de Podemos

El secretario general marca distancias con Errejón: "La transversalidad no tiene que ver con parecerse a Ciudadanos o al PSOE"

Vistalegre 2: Clase magistral de cinismo de los jetas de Podemos
Pablo Iglesias, saluda a los de Podemos en la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. EP

Si hubiera que hacer caso al aplausómetro, Iglesias estaría a la par de Miguel Urbán y Teresa Rodríguez –líderes de la corriente Anticapitalista-, pero muy por detrás Errejón

Como los ‘profesores‘ que son, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón han dado esta mañana una lección de cinismo a los militantes y simpatizantes -8.000 según la organización- que completaban el aforo de Vistalegre 2 (La ‘niñera’ Iñaki López recibe trato VIP en el ‘festival cómico-taurino’ de Podemos).

La frase no es nuestra, sino de Pilar Portero y Ana Cañil , que añaden este 11 de febrero de 2017 en The Huffington:

«Los jóvenes que llenaban las gradas hace tres años habían sido sustituidos hoy por sus padres y abuelos. La misma media de edad de los asistentes a un congreso del PP o del PSOE. El desencanto con quienes llegaban para cambiarlo todo había hecho quedarse en casa a muchos de los que, ilusionados, les apoyaron entonces».

Pablo Iglesias ha aprovechado el tiempo de su discurso como candidato a revalidar la secretaría general para ir glosando uno a uno a la mayoría de los miembros de su candidatura al Consejo Ciudadano Estatal.

Las peticiones de unidad de los inscritos, que ha sido la consigna más coreada durante toda la mañana, las ha entendido Iglesias de esta forma (Vemos al PSOE proponiendo la exhumación de Franco e imagino en las Cortes al PP respaldándola).

Solo al final ha planteado que hablar de su candidatura es «hablar también de Íñigo Errejón y Miguel Urbán».

El discurso de Iglesias pone de manifiesto varias cosas. Primero que, teniendo asegurada la reelección, lo que verdaderamente le importa es la votación al Consejo Ciudadano, en una votación que será disputaa frente a la candidatura que encabeza Íñigo Errejón.

En segundo lugar, como un cierre de filas después de que en los últimos días incluso desde personas que antes le apoyaban se haya definido como «camarilla» y «burócratas mediocres» al entorno que le rodea. Y en tercer lugar vuelve a señalar a Urbán y a Errejón en el mismo plano y como corrientes internas.

Se han dado abrazos, han posado juntos, han repetido todos la palabra ‘unidad’ hasta la náusea y han aburrido a la parroquía, que acude a estos eventos a aplaudir.

¡Cómo han cambiando los Podemos! Como escribe este sábado Iñaki Zaragüeta en ‘la Razón’: «Apenas cuatro años y la casta les ha absorbido» (Si la casualidad llevara a un derrota al dúo Iglesias-Monedero, los veo en «Sálvame»).

El léxico, el aspecto físico, la vestimenta, han pasado a ser aspectos de los que ocuparse y preocuparse. Ahora resulta que ni camarada, ni compañera, ni correligionaria.

Rita Maestre, la musa durante años de Podemos y de Pablo Iglesias, ya no es nada de eso para Juan Carlos Monedero. La actual concejala de Madrid, para el lugartenientelíder en la batalla contra Íñigo Errejón, es simplemente la «señorita Rita Maestre», como así la denominó, despectivamente of course, en un programa de televisión al ser inquirido sobre ella.

Un cambio tan radical que, según desvela Zaragüeta, le obligó a consultar el diccionario de la RAE.

Señorita: «hija de un señor o de persona de representación; persona, especialmente si es joven, ala que sirve un criado; joven acomodada y ociosa; término de cortesía que se aplica a la mujer soltera; tratamiento de cortesía amaestras de escuela, profesoras, o a otras muchas mujeres que desempeñan algún servicio, como secretarias, empleadas de la administración o del comercio».

Por sino fuera suficientela cruzada antierrejonis ta, el gran líder para argumentar el viraje político que su hasta hace poco delfín había protagonizado, adujo como argumento «Íñigo ha cambiado hasta su forma de vestir«, imputación que fue trasladada de inmediato a Errejón y que éste resolvió «sí, pero no me he puesto smoking» en referencia a la guisa de Iglesias en la Gala de los Goya.

Concluye Zaragüeta:

No sé, no sé. Si la casualidad llevara a un derrota al dúo Iglesias-Monedero, los veo en «Sálvame». Bueno, al ser ellos, será «Sálvame de luxe «, quedes conozco en qué se diferencian. Así es la vida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído