Elvira García ha sido 'purgada' por no pagar su alquiler social cobrando más 5.000 al mes

La primera tránsfuga de Podemos: una senadora, expulsada, se pasa al Grupo Mixto denunciando ‘cerco personal’

La muy caradura se aferra al escaño y se rebela contra Ramón Espinar, a quien acusa de desatar una caza de brujas desde el propio partido morado

La primera tránsfuga de Podemos: una senadora, expulsada, se pasa al Grupo Mixto denunciando 'cerco personal'
La senadora Elvira García salta de Podemos al Grupo Mixto. PT

De chiste: desahucian por impago de un alquiler social a una senadora podemita que cobra 5.000 euros

Primero fue en Baleares, con la expulsión de la mismísima presidenta del Parlamento, Xelo Huertas, y ahora es en el Senado. A Podemos se le comienzan a contagiar algunos virus de la «vieja política» y ya tiene su primera tránsfuga en la Cámara Alta (De chiste: desahucian por impago a una podemita que cobra 5.000 euros).

Se trata de su senadora por Alava, Elvira García, que ha decidido desertar al Grupo Mixto mientras Podemos ultima su expulsión de la formación morada. Según revela este viernes la SER, Garcia ha anunciado su «rebelión» a través de un comunicado (‘Podemos Style’: Espinar reaparece tras la condena a su padre y acusa de corrupto al PP).

Elvira García estaba envuelta en una fuerte polémica después de que a principios de febrero se conociera que había dejado de pagar desde el año 2015 el piso de alquiler social del Gobierno vasco en el que vivía junto a sus hijos, pese a percibir su nómina como senadora (Podemos recibe 7 millones de euros de subvención oficial, a cargo del sufrido contribuyente).

Podemos Vitoria le exigió entonces que renunciara a sus cargos por su «actitud poco ejemplar» (La democracia según Podemos: Siete de cada cien).

Según la citada emisora, esta misma semana, García ha resuelto la deuda de 5.000 euros que había acumulado con el Gobierno vasco y entregó las llaves renunciando al piso, lo que le ha permitido evitar el desahucio que estaba previsto para el próximo 6 de marzo.

«Nada sé de los cargos que se me oponen, ni de ningún expediente abierto contra mí ni de mi oportunidad de defenderme y dar explicaciones», afirma García en su comunicado, en el que denuncia una supuesta caza de brujas desde el propio partido morado.

«El cerco personal y el desamparo del que estoy siendo víctima -y que incluye a mi familia-habla de una situación que nada tiene que ver conmigo ni con la ciudadanía a la que tengo el honor de representar ni con el programa que debo defender en mi calidad de senadora.»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído