La socialista Montse Arroyo, toda sonrisas, come aparte con los hombres y se queda tan ancha

Así humilla a las mujeres la progre concejala de Igualdad en una mezquita de Cataluña

"Los 20 metros separan la intolerancia de la convivencia, separan el estado de derechos del interés, la dignidad de la humillación, acto que refleja la hipocresía política vestida de sus mejores galas"

Así humilla a las mujeres la progre concejala de Igualdad en una mezquita de Cataluña
Montse Arroyo, poniéndose morada y dando la espalda a las mujeres que dice defender FB

Una vergüenza. Sin paliativos. La conducta que deja patente la foto de la regidora socialista de Igualdad y Cooperación, Montse Arroyo, -por mucho que se empeñen sus compañeros de partido en esconderla en su cuenta oficial de Facebook-, clama al cielo. Pero ellos a lo suyo, en plan feminista, valorando el acto como muy positivo, y sin mencionar desde luego la segregación por sexo de los comensales.

Ocurrió el 20 de junio de 2017 a la hora del Iftar, cuando se rompe el ayuno para los musulmanes, en una mezquita de Vilafranca del Penedès, donde la paisana fue invitada por la Asociación Islámica Al Fath de dicha localidad.

Según se puede ver y tal y como se hace eco ‘InfoTalCual‘, dio la espalda a un grupo de mujeres vestidas de negro y sentadas en un rincón del templo, mientras ella comía con un grupo de hombres, situados a unos 20 metros.

Este fue un acto presidido por personas influyentes en la Generalitat y la mismísima Presidenta del Consejo Municipal de Solidaridad y Cooperación, y el Consejo Municipal para la Igualdad.

También se contó con la presencia del Cónsul de Marruecos, Fares Yassir, y el Director General de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell. El evento ha indignado a las mujeres de la ciudad, entre ellas a Zana Bentaj, que publicó en su perfil «eso es una vergüenza».

Otra activista, en declaraciones a ese medio, explicó su rechazo total al evento y denunció la humillación a las mujeres: «me sorprende la participación de la Regidora de Igualdad en este acto en que se humilla a las mujeres».

I.M, un activista en Cataluña que prefiere mantenerse en anonimato, explica que

«los 20 metros separan la intolerancia de la convivencia, separan el estado de derechos del interés, la dignidad de la humillación, acto que refleja la hipocresía política vestida de sus mejores galas y representada con sus más falsos demócratas, es una pena».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido