"CREEMOS EN LA UNIDAD DE ESPAÑA"

El brutal y contundente comunicado de Las Palmas antes de la encerrona del Barça que emociona a los españoles

El club grancanario jugó con la bandera de España bordada en su camiseta

El club de Las Palmas asistió estupefacto a los acontecimientos que pillaron a los grancanarios, desplazados hasta Barcelona, con el pie cambiado–Las lágrimas de un cínico: el ‘Mesías’ Piqué llora por Cataluña ante la prensa para que todo el mundo sepa cuánto sufre su pueblo–.

El conjunto amarillo supo desde primera hora de la mañana del 1 de octubre de 2017, día del referéndum ilegal, como llegaban rumores de una posible no celebración del partido que le medía a las 16:15 horas con el Barça en su estadio–La independencia de Cataluña genera una guerra en el vestuario con Piqué antes del Barça-Las Palmas–.

Finalmente, llegaron varias noticias de que el Barça solicitó a la Liga su intención de suspender el partido «porque los Mossos no podían garantizar la seguridad» del mismo.

Diversos medios, entre ellos la Cadena COPE, informaron que había un bando liderado por Gerard Piqué en el vestuario azulgrana que se oponía a jugar mientras que Leo Messi y Luis Suárez lideraban a los que estaban por la labor de vestirse de corto.

La Junta Directiva que preside Bartomeu decidió entonces jugar a puerta cerrada como medida de protesta por los ‘acontecimientos’ que sucedían en Cataluña y el miedo de perder los puntos, ya que con la sanción pertinente supondría una sanción de -6 puntos.

Ante tal tesitura, Las Palmas dió un pase al frente y explicó en un comunicado emitido antes de la hora del partido su punto de vista sobre la situación:

La UD Las Palmas podría haberse limitado a ser testigo mudo de esta encrucijada histórica o tomar partido.

Nos decantamos por lo segundo. Decidimos bordar en nuestra camiseta una pequeña bandera española y la fecha de hoy, 1 de octubre de 2017, para testimoniar sin estridencias nuestra esperanza en el futuro de este país y en la buena voluntad de quienes convivimos en él, en busca del mejor entendimiento.

Y así fue, los amarillos jugaron con una pequeña bandera de España bordada en la camiseta y el comunicado seguro que lo sucriben de principio a fin miles y miles de españoles:

Por muy lejos que esté el Estadio Gran Canaria, nunca hemos sentido la menor tentación de formar parte de un país que no sea este. Y por muy compleja que sea la situación, siempre confiaremos en saber simplificarla para entenderla mejor y encontrar soluciones.

Hoy, lo que hacemos es muy simple. Con la bandera española bordada en nuestra equipación queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España.

Las reacciones no tardaron en llegar, y entre ellas, destacan la de periodistas como Alfonso Ussía o Hermann Tertsch que mostraron su coincidencia con las palabras del club canario.

Por su valor y trascendencia, reproducimos íntegramente el comunicado de la UD Las Palmas:

La Historia ha vuelto a situar a la Unión Deportiva Las Palmas en una situación excepcional en el Camp Nou.

El 30 de octubre de 1977 visitó al FC Barcelona el día en que un emocionado Josep Tarradellas presidió por primera vez el palco tras su exilio y una monumental senyera de sesenta metros se desplegó en el césped.

Hoy la UD Las Palmas rinde visita en una fecha inédita para nuestro país, el día que el Gobierno catalán fijó para la celebración de un referéndum fuera del marco legal español, con la fuerza que tiene el eco internacional de todo lo que ocurre en el Camp Nou.

Los pronunciamientos públicos en los días previos, especialmente el de nuestro anfitrión, el FC Barcelona, han convertido este partido oficial de la Liga Santander en algo más que una cita deportiva en cumplimiento del calendario.

La UD Las Palmas podría haberse limitado a ser testigo mudo de esta encrucijada histórica o tomar partido. Nos decantamos por lo segundo.

Decidimos bordar en nuestra camiseta una pequeña bandera española y la fecha de hoy, 1 de octubre de 2017, para testimoniar sin estridencias nuestra esperanza en el futuro de este país y en la buena voluntad de quienes convivimos en él, en busca del mejor entendimiento.

Por muy lejos que esté el Estadio Gran Canaria, nunca hemos sentido la menor tentación de formar parte de un país que no sea este. Y por muy compleja que sea la situación, siempre confiaremos en saber simplificarla para entenderla mejor y encontrar soluciones.

Hoy, lo que hacemos es muy simple. Con la bandera española bordada en nuestra equipación queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España.

Lo hacemos desde la autoridad moral que le quieran conceder a la región más lejana de la capital de este reino.

Lo hacemos para decirle al mundo que sentimos dolor por lo que está ocurriendo. Lo hacemos confiando en que a nadie le incomode este gesto.

Como nunca nos incomodó ver ondear senyeras en la grada, extendidas sobre el césped o envolviendo el cuerpo de nuestros rivales que, una vez terminado el partido, son compatriotas que nos llenan de orgullo al formar parte de uno de los mejores equipos del mundo, o de una de las mejores selecciones del planeta. 

EL CABILDO SE DESMARCA

Sin embargo, el Cabildo de Gran Canaria mostró posteriormente su malestar por no haber sido consultado por introducirse el cambio en la camiseta.

 

 

 

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído