Política
Iglesia de Sant Joan de Caselles.

Un grupo de turistas catalanohablantes ha enviado una carta al diario Nació Digital (en este enlace pueden leerla entera) en la que aseguran que se levantaron y salieron de una iglesia en Andorra porque la guía daba las explicaciones en castellano.

Según estos turistas, recoge la web El Catalan.es, que visitaban la iglesia románica de Sant Joan de Caselles, en la parroquia andorrana de Canillo, la guía les informó que la explicación de la visita la haría en castellano porque estaba "pensada para los turistas".

El grupo que estaba en la iglesia, según dicha carta, eran once personas, nueve catalanohablantes y dos que, según la misiva, "entendían el catalán perfectamente" por lo que pidieron a la guía que diera la vista en catalán.

La guía contestó en catalán asegurando que si se daba el caso que mientras estaba haciendo la exposición en catalán "entraba un turista español no lo podría entender", explicación que les pareció inadmisible, a pesar de estar en un país extranjero.

Hay que recordar, como hace la web El Catalan.es, que el único idioma oficial de Andorra es el catalán y que esté idioma está protegido en este país de manera absoluta y hacen bandera de ello, siendo los jefes de gobierno andorrano los únicos que lo usan en las asambleas generales de la ONU.

Este grupo de turistas en vez de aceptar que si la guía de una instalación cultural en un país extranjero -Andorra- daba esa explicación en castellano sería por alguna razón que no implicaría el querer marginar la lengua oficial del país -Andorra-, porque seguramente habría otros grupos de visita en catalán, decidió levantarse e irse de la iglesia para no tener que escuchar la explicación en lengua española.

En la misiva argumentan que "por el efecto de la frustración y de una forma espontánea nos levantamos y dejamos la iglesia". Prefirieron no visitar la iglesia antes que no recibir las explicaciones en catalán.