Todas las miradas se fijan en Ramón Espadaler, fichaje nacionalista del PSC

El misterio del voto ‘traidor’ al bloque constitucional: «¡Yo no he sido!»

Todo un misterio sin resolver. Al menos de momento. Roger Torrent ha sido elegido en segunda votación presidente del Parlament con 65 votos. La votación, que es secreta y en urna, deja entrever que los apoyos al candidato de ERC provienen de los 31 escaños de JXCat, ya que los diputados huidos en Bélgica no han solicitado delegar el voto, de los 30 de ERC, dos de sus diputados se encuentran entre los fugitivos de la justicia, y 4 de la CUP.

El candidato de Ciudadanos José María Espejo-Saavedra obtuvo 56 papeletas frente a las 57 que podría haber alcanzado si se suman los diputados de Ciudadanos, PSC y PP. Sin embargo, el haber conseguido uno menos indica que ese noveno voto en blanco viene de una de estas tres formaciones.

El resultado se ha repetido dos veces seguidas. Durante la primera votación, todos los periodistas presentes en el Parlamento, y también buena parte de los diputados, han optado por la teoría del error. Y eso a pesar de que los grupos parlamentarios suelen traer las papeletas preimpresas para evitar, precisamente, sorpresas de este tipo.

Pero cuando el «error» se ha repetido en la segunda votación se ha desatado una caza del «traidor» en el Parlamento. Docenas de whatsapps se han cruzado entre periodistas y diputados del PP y del PSC, pero no de Ciudadanos, cuya disciplina de voto se da por sentada. La búsqueda de una Garganta Profunda que diera el nombre del responsable ha eclipsado por completo el resto de las votaciones para la elección del resto de miembros de la Mesa del Parlamento.

Las teorías, según ‘El Español‘, son dos. La primera es que el voto traidor es del PP, en venganza por la no facilitación del grupo propio por parte de Ciudadanos. Y aunque nadie duda por aquí que el PP le tiene ganas a Ciudadanos, todos saben que esas ganas no son tantas como para traicionar la unidad del bloque constitucionalista. La segunda es que es del PSC. Y más concretamente, de Ramón Espadaler, número tres del PSC y ex de Unió Democràtica de Catalunya, uno de los fichajes estrella del PSC con los que Iceta ha pretendido romper la barrera entre los bloques independentista y constitucionalista. Espadaler, sin embargo, lo ha negado todo.

Si se confirmara la traición de Espadaler, el PSC se las vería y se las desearía para justificar la presencia en sus listas de diputados independentistas dispuestos a traicionar al partido a las primeras de cambio con el objetivo de evitar que Ciudadanos, a fin de cuentas el partido ganador de las elecciones catalanas, acceda a la más mínima cuota de poder.

En el momento de redactar esta noticia, siguen cruzándose los whatsapps entre periodistas, diputados y jefes de prensa de los partidos presentes en la cámara. El nombre del traidor sigue siendo un misterio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído