El de Ciudadanos se atribuye el mérito de haber decapitado a Cristina Cifuentes

Rivera saca pecho y de paso da un sopapo a Sánchez e Iglesias que se escucha en toda España

Rajoy: "El PP a partir de ahora abre una nueva etapa en la Comunidad de Madrid"

Rivera saca pecho y de paso da un sopapo a Sánchez e Iglesias que se escucha en toda España
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y el portavoz del grupo en la cámara baja, Juan Carlos Girauta. EF

Toda la oposición achaca al PP la filtración del vídeo de Cifuentes

Hinchado como un pavo, ante el sorprendente  y para el muy favorable desenlace de la crisis en la Comunidad de Madrid, Albert Rivera ha sacado pecho de la gestión de su partido y se ha atribuido, como más cara que espalda, haber conseguido la dimisión de la presidenta madrileña.

«Pedro Antonio Sánchez, Chaves y Griñán, Pilar Barreiro y ahora Cristina Cifuentes. Dijimos que vinimos a regenerar la política y la estamos regenerando».

Y de paso, ha frenado, Rivera en seco las expectativas del PSOE y Podemos, que pese a la renuncia de Cifuentes, siguen decididos a asaltar la sede de la Puerta del Sol con la candidatura de Ángel Gabilondo, si Cs decidiera apoyarla.

Pero nada de eso, ha sentenciado Rivera:

«Quieren ganar en los despachos lo que no han ganado en las urnas».

La dimisión de Cifuentes no parece que vaya a alterar en ningún caso los ritmos de Cs. No se va a adelantar ni el proceso de primarias ni la designación de sus candidatos.

Rivera, además, acusaba a Rajoy de haber actuado «tarde y mal» y le le culpaba del «bochornoso juego sucio» entre dirigentes del PP.

«La batalla entre dirigentes del PP, querellas, vídeos filtrados que en este caso afectan a la situación personal de la señora Cifuentes, creo que todo eso el señor Rajoy lo podía haber evitado».

EL PROCEDIMIENTO REGLAMENTARIO

La dimisión de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid abre una situación de provisionalidad en el Gobierno regional y en la Asamblea que requerirá la puesta en marcha de un mecanismo de sustitución similar al que se siguió tras la dimisión de Esperanza Aguirre en 2012.

El consejero de Presidencia y número dos del Gobierno, Ángel Garrido, asumirá la presidencia interina hasta que la Asamblea regional acoja un nuevo pleno de investidura en un plazo máximo de 22 días. El actual equipo de Gobierno quedará en funciones hasta entonces.

Según el artículo 182 del reglamento de la Cámara regional, la presidenta de la Asamblea, la popular Paloma Adrados, tiene 15 días para, después de una ronda de consultas con los portavoces de los distintos partidos, proponer un candidato a presidente autonómico. Una vez que se designe ese candidato o candidata, se celebrará una sesión de investidura «que tendrá lugar entre el tercer y el séptimo día siguiente».

Para la designación de un nuevo presidente o presidenta de la Comunidad se requiere mayoría absoluta en la primera votación, es decir, 65 votos, lo que de nuevo convierte a Ciudadanos en la formación decisoria.

Con el reparto de escaños actual (PP:48, PSOE: 37 Podemos: 27, Ciudadanos: 17), el Partido Popular no tiene mayoría en la Cámara. Si no se alcanzase un acuerdo en la primera votación, tendrá que repetirse 48 horas después y en este caso bastaría una mayoría simple para la designación de presidente.

En el hipotético escenario de que ningún candidato obtuviese la confianza de la Cámara en los dos meses posteriores a la primera votación, habría que convocar nuevas elecciones que abrirían la puerta a una legislatura exprés: el mandato tendría como límite las elecciones autonómicas de mayo de 2019 que renueva los parlamentos de todas las autonomías menos Galicia, País Vasco, Cataluña y Galicia.

Moción de censura neutralizada

Otro de los efectos inmediatos de la salida de Cifuentes, que hasta ahora no ha aclarado si también renuncia al acta de diputada regional y a la presidencia del PP de Madrid, es la neutralización de la moción de censura que promovió el PSOE y que hoy, 19 días después de su presentación formal, seguía sin fecha fijada.

Con la renuncia a su cargo de la hasta ahora presidenta, el procedimiento que el grupo socialista registró en la Asamblea madrileña el pasado 6 de abril pierde automáticamente su razón de ser al haberserse presentado contra Cristina Cifuentes. De haber prosperado, esa moción habría puesto en riesgo el gobierno del PP en uno de sus feudos históricos. La propia Cifuentes lo ha dejado claro en su comparecencia de este miércoles:

«Doy un paso atrás para evitar que la izquierda gobierne en Madrid».

Poco después de anunciarse la salida de Cifuentes, el portavoz socialista, Ángel Gabilondo, ya se ha postulado como aspirante a presidente autonómico.

«Yo estoy dispuesto, si el grupo (parlamentario socialista) está dispuesto, encantado».

Queda por ver si el candidato o candidata que presente el Partido Popular encaja con las exigencias de «limpieza» que ha planteado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera y Ciudadanos se decanta por seguir sosteniendo al PP hasta el final de la legislatura.



CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído