Nuria Julbe, arquitecta de oficio y podemita de vocación, al frente de la reforma

No es ‘Villa Cerda’, pero el casoplón de Pablo e Irene sigue siendo un horror

La prioridad de la 'parejita' feliz es colocar unas puertas blindadas

Dice el clásico que en el pecado se lleva la penitencia y a Pablo Iglesias e Irene Montero les va a tocar un sufrimiento bárbaro poner su casoplón de Galapagar a tono y que deje de tener el estigma de ‘Villa Cerda’Al chalé del recatado Iglesias estuvieron a punto de llamarlo ‘Villa Cerda’ por un cochino motivo-.

Lo cierto es que la casa debía estar en tal estado de descuido que ni tan siquiera el muy cerdaco de Torbe quiso la vivienda para montar una especie de residencia al estilo de las del Play-Boy.

Por eso, tal y como cuenta ‘La Otra Crónica’ de El Mundo, el 24 de mayo de 2018 hubo un movimiento de furgonetas en las afueras del chalet y al frente del operativo estaba Nuria Julbe, miembro del equipo de producción de la formación morada, arquitecta y, al parecer, asesora personal de la parejita podemita para llevar a cabo la reforma.

La primera misión que le han encomendado a Julbe es la elección de unas puertas blindadas y la empresa escogida ha sido Roconsa. Claro está, a Iglesias y Montero les preocupa la seguridad, no vaya a ser que unos okupas se vayan a creer los cuentos que los de Podemos les han contado y se vayan a apoltronar en su coqueta residencia de la sierra.

Además de instalar una puerta blindada, la pareja tiene intención de cambiar algunas ventanas, misión que parecen haber encargado también a Julbe, que ejerce como anfitriona de los distintos operarios. De hecho, tras la reunión con Roconsa, la de Podemos ojeó sobre el capó de un vehículo un catálogo de ventanas. Según una fuente cercana a Montero, además de esos dos cambios, quieren pintar antes de mudarse.

Iglesias y Montero han adquirido este inmueble por 615.000 euros en una zona residencial, de ubicación privilegiada, muy cercana al parque natural de Guadarrama, en la sierra de Madrid, aunque con las reformas que tienen en mente, la ‘broma’ casi les puede salir por el doble.

El chalet de 268 metros construidos, cuenta con una parcela de más de 2.000 metros cuadrados, piscina, amplio jardín y casa de invitados. (Las hostias del ‘reverendo’ Gabilondo a Iglesias y Montero por su bendito casoplón: «Es grotesco»).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído