Manuel Valls, mascarón de proa de un proyecto tutelado por Sociedad Civil Catalana

El plan secreto para hurtarle al populismo y al golpismo las ‘cinco Coronas’ de Cataluña

Barcelona, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Hospitalet de Llobregat y Tarragona, las ciudades a arrebatar de las manos del nacionalismo y la marca blanca de Podemos

El plan secreto para hurtarle al populismo y al golpismo las 'cinco Coronas' de Cataluña
Manuel Valls. PS

Una jugada maestra. El populismo y el nacionalismo pueden tener sus meses contados en Barcelona y en los grandes núcleos que rodean la Ciudad Condal. Un plan secreto que, tal y como desvela este 8 de julio de 2018 Javier Negre en Crónica (El Mundo) tiene como mascarón de proa a todo un ex primer ministro de Francia como es Manuel Valls.

De hecho, aunque este plan comienza a gestarse en torno al nefasto 1 de octubre de 2011, fecha del referéndum ilegal en Cataluña, es desde hace algunas semanas cuando se ha puesto a funcionar a toda máquina.

El 5 de julio de 2018, en un reservado de un conocido restaurante barcelonés sucedió esto que narra con todo lujo de detalles el propio Negre:

Jueves. Dos de la tarde en el privado de un restaurante del Eixample barcelonés. Un guardaespaldas custodia la puerta con un pinganillo. Varios jóvenes atiende a las palabras en catalán de un hombre con el rostro bronceado, camisa entallada y corbata azul. Los tiene hipnotizados. Sin probar el salmón que les espera en la mesa. Es un almuerzo de Twenty50, un lobby de treinteañeros de diferentes ideologías y con posiciones destacadas en diversos ámbitos. Escuchan el plan de su invitado para conquistar Barcelona. Un ex primer ministro francés como Manuel Valls. Le acompaña José Ramón Bosch (Sociedad Civil Catalana), el cerebro de su operación para ganar la Ciudad Condal e impulsar una plataforma que permita al constitucionalismo mantener otros cuatro consistorios. Cinco plazas ansiadas por el separatismo para proclamar la república desde su poderío municipal: Barcelona, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Hospitalet de Llobregat y Tarragona. Las ‘cinco coronas’ para contener al voraz separatismo en el Juego de Tronos catalán.

Bosch y sus compañeros, un total de 15 reputados profesionales de diversos ámbitos, elaboran un proyecto llamado Cinco Coronas donde se recoge la hoja de ruta para conquistar Barcelona, ‘la madre de todas las batallas’, y mantener cuatro municipios clave: Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Hospitalet de Llobregat y Tarragona.

Los cinco objetos de deseo que, según este grupo, pretende conquistar el independentismo en las próximas municipales para proclamar la república:

Está claro que lo que pretenden los independentistas es montar un Junts per la República y ganar esas alcaldías clave para proclamar la república diciendo que representan a más del 60% de la población. Lo que hicieron en 1931.

Es lo que dice un artífice del plan, que asegura que los partidos constitucionalistas los miran con recelo por temor a que sea un modelo de éxito que se extienda fuera de Barcelona. «Piensan que si entramos les vamos a pedir cargos y ellos tienen que colocar a muchos. Nosotros no queremos cargos», dice esta fuente, que asegura que están teniendo problemas a la hora de lograr financiación para la campaña.

La presencia de este equipo comienza a disiparle las dudas a Valls. Éste empieza a ver factible la posibilidad de encabezar este movimiento. Y acepta. «Él es un gallo y se da cuenta de que en el gallinero de Francia ya sólo manda uno y de que tiene que buscarse otro corral», dice un hombre de su confianza.

Comienza la campaña off the record del galo. Bosch le organiza una agenda con líderes empresariales, mediáticos y cívicos en Madrid y Barcelona. Desea que el galo vea que tiene cobertura. Valls comienza también a viajar discretamente por Barcelona, a pasear de incógnito por las Ramblas, por los barrios más humildes. A entrar en sus tascas. A poner la oreja sobre los problemas de la gente. A reflexionar en el cementerio de Montjuic, donde están enterrados varios familiares. Hospedado siempre en el hotel Alma, comienza a observar que es factible presentar un proyecto para Barcelona que le devuelva a la primera escena política. Es consciente de que la marca Barcelona es conocida y puede construir un liderazgo europeo. Y sus cuatro hijos también le animan, conscientes de que podrán ir más veces al Camp Nou.

Y es en abril de 2018, mientras recoge un premio de Sociedad Civil Catalana, cuando el socialista deja caer su deseo de entrar en la política. Ciudadanos anuncia que le apoyará con el deseo de que anuncie su candidatura en algún acto de su plataforma España Ciudadana (hoy celebra uno en Mallorca), el PP no se pronuncia y el PSC lo descarta. Esto hace dudar a Valls, pero Bosch le sienta con personas influyentes y Valls ve cómo su intención de hacer una campaña enfocada en los problemas de Barcelona sin entrar en el tema del procés gusta. Y también su lucha contra el populismo.

En los últimos días, Manuel Valls ha estado en los cursos de la Universidad Menéndez Pelayo en Santander y se ha reunido con los dueños del Grupo Godó, consejeros delegados de grupos editoriales, directivos del Ibex 35 y jóvenes influyentes capaces de atraer al nacionalista más moderado. Ante ellos ha insistido en que no liderará una lista única de Ciudadanos. «No seré candidato sólo de Ciudadanos», ha repetido. En su agenda guarda tiempo para visitar las casas de particulares que guardan cuadros de su padre, Xavier Valls, un pintor que emigró a Francia y que no triunfó en vida en Barcelona. Ése era su sueño. Un sueño de triunfar en la Ciudad Condal que ahora espera cumplir su hijo conquistando Barcelona.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído