Política
El asesino de Diana Quer, Abuín.

Estas últimas horas se ha cumplido un triste aniversario: un año del hallazgo del cuerpo de Diana Quer, la joven desaparecida en A Pobra y que fue secuestrada, presuntamente violada y asesinada por José Enrique Abuín, El Chicle, el asesino confeso de la joven madrileña que ahora maquina para evitar la prisión permanente revisable.

Mientras la familia de Diana sufre las terceras navidades sin ella, Abuín ha pasado las fiestas en la prisión leonesa de Mansilla de las Mulas y esta Nochevieja ha disfrutado, como el resto de reclusos, de un menú especial con algo de marisco y un plato central de solomillo, postre y dulces navideños y un brindis con cava por el nuevo año.

Un brindis muy especial el de Enrique Abuín porque, según aseguran a Periodista Digital fuentes conocedoras del caso, tanto El Chicle como su defensa están "muy esperanzados" desde que Pedro Sánchez accedió a La Moncloa apartando al PP de Mariano Rajoy del Gobierno. El Chicle sabe que evitar la prisión permanente revisable pasa por la "salvación" que le ha ofrecido Sánchez, Pablo Iglesias y compañía en su empeño en derogar la ley.(El mensaje en persona que ha dado la madre de Diana Quer a los padres de 'El Chicle').

Mientras tanto, el padre de Diana, Juan Carlos Quer, sigue su empresa y cuando se cumple un año de la aparición del cuerpo pide a "nuestros políticos las medidas legales necesarias para evitar que asesinos y violadores en serie sean puestos en libertad sin estar rehabilitados, para evitar nuevas víctimas inocentes".(El mensaje del padre de Diana Quer a los hipócritas Sánchez e Iglesias tras el crimen de Laura).

Lanza otro dardo a la izquierda: "Como padre y también como ciudadano seguiré luchando por los derechos de los desaparecidos y para que no desaparezca de nuestro Código Penal la pena de Prisión Permanente Revisable, en vigor desde hace tan solo tres años y que PSOE, Podemos y PNV pretenden todavía incomprensiblemente derogar, en contra de la opinión mayoritaria de los españoles y de los más de tres millones de personas de todas las ideologías que hasta la fecha han apoyado esta iniciativa".(El descubrimiento de una herida en la espalda de Diana Quer da un terrible giro al caso).

Y concluye con un argumento demoledor: "Una pena prevista para crímenes de extraordinaria gravedad y crueldad que protege a los seres más vulnerables de nuestra sociedad y cuya finalidad es clara: que no se ponga a ningún delincuente peligroso en la calle hasta que no se acredite de forma rigurosa y objetiva que está totalmente rehabilitado. El propio asesino confeso de Laura Luelmo, anteriormente condenado por asesinar a una anciana, evidencia la necesidad de esta Ley cuando solicitó tras su detención: ‘No me dejen salir, lo volveré a hacer'.