Política
Íñigo Errejón, Isabel Serra y Raúl Camargo (PODEMOS). EP

Como dice un viejo refrán español: 'a perro flaco, todo son culpas' (Madrid: Iñigo Errejón 'sepulta' en el puesto 6 de su lista de primarias a Tania Sánchez).

Podemos se desangra en sus diferentes familias o sensibilidades (Federico J. Losantos: "Ni Iglesias ni Errejón: el líder bolivariano es Sánchez").

La que comenzó siendo una formación fuerte con un prometedor futuro cuando llegó a la Asamblea de Madrid en 2015, con casi 600.000 votos en su haber, se ha roto en varios pedazos que aún no está claro si habrá tiempo y voluntad de recomponer.

De momento, hay dos listas en paralelo, Más Madrid y Podemos, que compiten por el mismo nicho de votos de izquierda. Y a ellas podría unirse en breve una tercera, la que han dado un paso para conformar Anticapitalistas con IU.

Ésta última llama a la confluencia con la formación morada, pero aún está por ver si tendrán éxito.

Bajo el rótulo de «Madrid en pie», Anticapitalistas e Izquierda Unida de Madrid se reúnen el próximo domingo en una asamblea abierta en la que esperan hablar de todo: de personas, de programas y de sistemas de primarias.

Y de convergencia también; para ello, invitan a Podemos públicamente y lo han hecho de forma oficial para que participen con ellos en esta asamblea, aunque dejan claro que sería una conversación «de igual a igual» porque «los tiempos de las imposiciones y los acuerdos de despacho se ha terminado».

Desde Podemos matizaron que no tienen pensado asistir; siguen pensando en la confluencia, pero «como Unidas Podemos».