Política

Ni en Cataluña y a pesar de los requiebros que le mandan Junqueras y otros golpistas desde la cárcel, quieren ya a Pedro Sanchez (Cayetana Álvarez de Toledo: "¿Por qué Junqueras puede dar una rueda de prensa desde prisión y no un acusado de violación?").

El presidente que nunca ha ganado unas elecciones y con peor resultado de la historia en escaños del PSOE y al que las encuestas dan considerable ventaje, no está de enhorabuena a estas horas. Cachondeo general en Twitter a cuenta de Pedro Sánchez 'Correcaminos'

Pedro Sánchez, hoy deprimido porque tiene que ir a dos debates seguidos y al que le ha salido fatal la manipulación de RTVE, padeció la tarde de este 18 de abril de 2019 un humillante abucheo en la Diagonal de Barcelona, cuando salía del diario La Vanguardia (Julia Otero se pone de los nervios con el repaso que le metió Guerra a Évole y su contundencia a la hora de hablar "del golpe de Estado" en Cataluña).

Decenas de personas se han puesto a pitar y dar gritos, mientras Sánchez se aproximaba muy estilado y a paso rápído hacia vehículo oficial, para desplazarse a Badalona donde tenía que protagonizar un mitin (La Vanguardia invita a Sánchez a diseñar su portada y los tuiteros le recuerdan otras portadas suyas a mayor gloria del poder de turno).

Mientras se producía la protesta, unos patriotas han sacado de una ventana una bandera de la Guardia Civil y han gritado "España no se vende" (El numerito 'fake' de Fortes no cuela: "Trata de salvar el culo tras lamerle nueve meses las botas a Sánchez").

Una mujer ha aparecido también con una bandera española con el texto "Viva España". (Pedro Sánchez se la envaina y ahora acepta dos debates, el día 22 en RTVE y el 23 en Atresmedia)

La salida de Pedro Sánchez estaba custodiada por media docena de vehículos de la Guàrdia Urbana y por efectivos de los Mossos.

Durante los alrededor de 15 segundos que ha durado el recorrido, cerca de una decena de personas que aguardaban la salida del presidente no han dejado de lanzar las proclamas.

En todo caso, la integridad de Sánchez no ha estado en peligro en ningún momento, pues los activistas estaban separados del presidente por un cordón policial de los Mossos d'Esquadra y no han podido acercarse a menos de 20 metros.

La comitiva presidencial ha podido abandonar el lugar sin ningún incidente.