Política
Encuesta¿Quién es el ganador del primer debate electoral de 2019?

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se los ha merendado crudos.

Las encuestas online, sin excepciones, son inequívocas sobre quién ha sido el vencedor del debate electoral celebrado este 22 de abril de 2019.

Haciendo un promedio entre los sondeos a botepronto hechos en Internet por dicersos medios, aparece lo siguiente: Casi el 50% de los internautas creen que el ganador ha sido Rivera, un 25% cita a Casado, un 15% a Sánchez y un paupérrimo 10% a Iglesias.

Albert Rivera ha entrado al debate de TVE con el cuchillo entre los dientes, ante un Pedro Sánchez muerto de miedo, aferrado a sus notas, un Pablo Iglesias 'defendiendo' la Constitución cogiéndole de la mano como un monaguillo y un Pablo Casado contenido, en modo 'Arriola', muy educado en las formas y lastrado por la pesada herencia de corrupción y subida de impuestos que heredó de Mariano Rajoy.

Rivera estuvo perfecto, agil y tirando golpes directo al mentón. Se nota que es el que mejor ha preparado este debate, ante un Pablo Iglesias vagando por el ring con la mirada perdida y mostrando la Constitución del '78 como un catequista (algo copiado de Hugo Chávez como recordaron en Twitter) que tanto despreció y vilipendió. Extraño que nadie se lo haya recordado.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, tuvo tanto miedo a caerse por el barranco que se limitó a ir con el freno de mano puesto.

"Hoy es el día mundial de la Tierra", dijo como si fuera la niña sueca que lucha contra el cambio climático. Rivera le ha castigado duramente recordándole su tesis fake, llamándolo 'carca' en el tema de la gestación subrogada y le ha rematado diciendole que "baje del Falcon y aterrice".

En el tema territorial Rivera aplastó a un Iglesias atiborrado de Lexatin cuando le recordó que 'Echeminga' les acusó de ir a provocar a Rentería. "Ustedes son los que quitan la bandera de España en el Parlament de Cataluña. No nos venga a dar lecciones, señor Iglesias".

Con Cataluña se vio al Pablo Casado de siempre. Se vino arriba recordando que el socio de Sánchez, Quim Torra, llamó a los españoles "bestias salvajes".

Sánchez ha levantado el tono con Rivera cuando el de Ciudadanos le hizo una pregunta que le dejó besando la lona: "¿Va a dimitir si sale sentencia condenatoria en el juicio de los EREs?". De poco le sirvió porque Rivera además estuvo marrullero como quien aprendió boxeo en la calle. Así también se gana los debates.

Rivera también atacó a Casado pero el líder popular estuvo inteligente, no entró al trapo y le recordó que él no era "su adversario". Una pelea entre Casado y Rivera al único que beneficia es a Pedro Sánchez.

Lo mejor es cuando salió el tema Villarejo, el favorito de un Iglesias que posturea como una víctima de las 'fake news'. Y fue lo mejor porque fue el podermita el que le recordó a Sánchez que el que tenía la tarjeta robada del móvil de su colaborado era Alberto Pozas, su vicedircom de Moncloa. El debate no podía acabar peor para Sánchez y la izquierda.