LAS OCURRENCIAS DE LOS ZARRAPASTROSOS

Monedero enloquece y se encierra en el búnker para intentar sobrevivir a la ‘conspiración global’ contra él

Monedero enloquece y se encierra en el búnker para intentar sobrevivir a la 'conspiración global' contra él
Juan Carlos Monedero (PODEMOS). EP

Se le ha ido un tornillo y no es algo reciente (Herrera y sus tertulianos responden a Monedero: «Ni una diarrea produce tantos estragos»).

El fundador de Podemos arremete contra Errejón y señala hasta a La Sexta, Vox, el PP y Rivera como autores de una persecución que le tiene «agotado» (La feroz respuesta de los militares a Monedero por darles clase en el templo de los estudios de Defensa Nacional).

Juan Carlos Monedero pertenece al búnquer de Pablo Iglesias, ese reducto físico y metafórico donde cada vez quedan menos generales: Irene Montero, Pablo Echenique, Rafael Mayoral y él mismo componen el Estado Mayor de un proyecto, Podemos, que hace aguas. Y muchos le señalan a él como responsable en la sombra de un declive que no parece tener fin.

Como subraya Marco Ballesteros en ‘EsDiario’ este 26 de enero de 2019, él mismo se siente señalado, dentro y fuera de una organización que contribuyó a crear y, según sus detractores, ayuda a destruir como pocos.

El propio Monedero acepta esa tesis, pero la eleva hasta un grado casi paranoide al señalar a casi todo el mundo como responsable de una persecución que, asegura, le tiene «agotado».

«Filósofos que me quieren ver arder en el infierno, militares franquistas que me quieren encerrado en un castillo, los de Vox echándome de España, Rivera me tiene bloqueado aquí, el PP soñándome preso y los de la La Sexta Columna me ponen un petardo para que reviente. Planazo».

Es su mensaje en Twitter para quejarse de una especie de ‘conjura global’ que atañe no solo a rivales ideológicos, sino según él a compañeros de partidos e incluso televisiones generalmente afines a sus causas.

«Otros dividen»

Y sigue con su lamento, esta vez arramblando además contra Íñigo Errejón y contraponiendo su comportamiento al de Ramón Espinar, dimitido sin embargo por la falta de sintonía en el partido:

«No sé si le compensará a Errejón que en el momento en que debiéramos estar defendiendo a los trabajadores y trabajadoras haya roto tanta alegría. Ningún interés personal debiera primar. Le doy las gracias a Ramón Espinar. Otros tendrán que explicar por qué, otra vez, dividen».

Finlamente, el profesor de política más directamente relacionado con el chavismo, explica cómo se siente por todo esto:

«En Podemos, dije, aguantamos el tirón porque no teníamos hijos. Era una metáfora del precio que pagamos. Demasiados ataques y difamaciones. Aguantamos porque los compas nos cuidan. La división nos agota. Alguno tendrá que dar cuenta del roto que ha hecho».

La crisis en Podemos, largamente larvada, ha estallado con estrépito a apenas cuatro meses de las triples elecciones que se desarrollarán en España: Municipales, Autonómicas y Europeas. Una cita a la que la formación llegará dividida y enfrentada, con un pronóstico: quien mejor salga de la cita con las urnas, se presente con la marca que se presente, se quedará con los restos de Podemos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído