"¿Por qué sí se hizo una consulta para lo del chalet y no para lo de Errejón?"

La envenenada pregunta que deja en supremo ridículo al cursi de Pablo Iglesias en plena sangría de Podemos

"Antes a Iglesias le importaba la estrategia electoral y en los últimos tiempos solo le ha importado ser incontestable a la interna"

La envenenada pregunta que deja en supremo ridículo al cursi de Pablo Iglesias en plena sangría de Podemos
Iñigo Errejón, Pablo Iglesias y Ramón Espinar (PODEMOS). EP

Víctor Ruiz de Almirón, en las páginas de ABC de este 27 de enero de 2019, se marca un excelso artículo sobre la situación que se vive en Podemos y como la situación ha derivado en un cisma de imposible arreglo.

La crisis, que fue subterránea durante mucho tiempo, acaba de aflorar en la formación morada, como si fuese ese tubo sifónico que estalla ante la presión de unas aguas turbias que ya no puede tragar el desagüe.

Todo parte de un viaje de Rafa Mayoral a Bruselas en el año 2015, cuando aún Pablo Iglesias era eurodiputado. En ese desplazamiento se advierte de las intenciones de Íñigo Errejón de estar buscándose las lentajas por otro lado y de intentar un asalto al poder en Podemos.

De ahí, que Iglesias se rodee de una ‘guardia de corps’ para evitar que las maniobras de Íñigo y los errejonistas pudieran meter la cuchara. En ese círculo de confianza entraron Irene Montero, su actual pareja; Pablo Echenique o Rafa Mayoral.

Sin embargo, el mal ya había germinado y uno de los que salió por la puerta de atrás, Luis Alegre, era claro y contundente en su carta de salida de Podemos:

El actual equipo de Pablo Iglesias entró en Podemos con un objetivo que solo podía conducir a la destrucción del proyecto con la intención de excluir a todos los que no formaran parte de su pandilla. No son más de cuatro o cinco personas pero suficientes para dar al traste con todo.

Hay quien atribuye el cesarismo de Iglesias a una mera cuestión funcional, que él ve cada vez más difícil poder ser presidente del Gobierno y lo único que pretende es quedarse al mando del partido:

Creo que dio todo por perdido hace tiempo. Sabe que nunca va a ser presidente. A Pablo le alimentaron los fantasmas internos y las desconfianzas. Querían controlar primero el ámbito interno pero crearon un clima que identificaba como traidor a cualquiera que se moviese y así no se podía hacer nada. Antes le importaba la estrategia electoral, y en los últimos tiempos solo le ha importado ser incontestable a la interna.

Y quizá lo más elocuente sea esta pregunta de otro dirigente regional de Podemos que, desde luego, no está al margen de la realidad y ni sigue consignas como si fuese miembro de una secta en vez de un partido político:

¿Por qué no se hace una consulta para este tema pero sí hicimos una para el chalet?

Juan Velarde es redactor de Periodista Digital @juanvelarde72

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído