La alcaldesa de Barcelona continúa con su campaña contra el juicio del 1-O

El acto ‘no independentista’ de Ada Colau que acaba con 400 alcaldes coreando «independencia»

Siempre nadando con la ropa puesta, por lo que pueda pasar, aunque en esta ocasión no se veía venir Ada Colau el chaparón que luego se le vendría encima de la mano de unos 400 alcaldes, que han asistido este domingo 10 de febrero de 2019 a un acto solemne para reclamar «un juicio justo e imparcial que no esté motivado por la voluntad de venganza». (La telaraña de Colau: una tupida red de mamandurrias para parejas y amigos activistas).

La alcaldesa de Barcelona continúa así con su campaña contra el juicio del 1-O, y nada mejor para la ocasión que invitar a centenares de personas con la vara de mando en distintos municipios catalanes  en el emblemático Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, que estaba presidido por una escultura con las palabras Llibertat Justicia Democracia (Paren las rotativas: Colau busca el voto invocando al hecho de ser «la primera alcaldesa bisexual de origen humilde»).

Colau considera «injusta» la situación que viven todos ellos, así como la de los «exiliados», y ha reclamado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que apueste por el «diálogo» con los dirigentes de la Generalitat.

Ha elogiado la «diversidad» y «transversalidad por lo que respecta a la diversidad territorial y los posicionamientos políticos» que representaba el acto, en el cual han participado también familiares de los presos. La gran mayoría de los alcaldes eran del PdeCAT, ERC, la CUP y los comunes.

Al finalizar los parlamentos, Colau subrayado que «algunos han querido describir este acto como un acto independentista, y este no es un acto independentista», sino en defensa de los derechos y libertades fundamentales.

Sin embargo, tras ello, casi todos los asistentes se han puesto en pie y han coreado cánticos de «independencia».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído