Elecciones Abril de 2019

Aviso a los votantes de Pablo Iglesias

Aviso a los votantes de Pablo Iglesias
Pablo Iglesias RS

No perderé mi tiempo en describir a este individuo que jamás me engañó y siempre supe desde el principio hacia dónde iba. Tampoco quiero convencer a los que ya estén convencidos. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de señalar dos hechos destacables.

No hace falta ser dramaturgo o actor para vislumbrar la hipocresía. Pido a aquellos que vayan a votar por él que ojeen el video de Valencia en el que empieza a llorar sibiliname…justo cuando la cámara le filma, para mostrar su «sincero» dolor por unos caídos en la guerra (actuación deplorable donde las haya). Pero además añadiré un asunto no menor que me toca personalmente.

El otro día le vi enarbolar, en un acto de despreciable y facilona demagogia, la bandera tricolor, símbolo del independentismo canario que él desconoce a la perfección pero que otros hemos conocido demasiado bien. Los «godos» o peninsulares que sufrimos con tierna edad los embates de esta bandera pues va a ser que no nos hace mucha gracia. Recuerdo el oír insultos, temer la persecución de pandilleros ignorantes y alguna piedra así como algún balín (disparo de escopeta de aire comprimido) cayéndome cerca. Todo, por ser español, igual que ellos, pero con el matiz imperdonable de ser un chico peninsular (un godo). Recuerdo la explosión de alguna artefacto explosivo, y el temor de un niño que temía que le escuchasen el acento peninsular y decidiesen ir a por él (recuerdo ser acorralado una vez).

Mis amigos peninsulares de las residencias militares también lo sufrieron, pero quizá con menor rigor a causa del resguardo que ofrecían los pabellones militares en que residían, defensa que no tuvimos los que vivimos en otros barrios o municipios de la isla. De aquella experiencia todavía conservo ciertas desazones que conservo cuando voy allí y paseo por sus calles y hablo con sus gentes.

Por fortuna todo eso mejoró. Y por mayor fortuna el grupo terrorista MPAIC que representaba esa bandera ya no deja bombas como aquella que dejó en el Aeropuerto de Las Palmas de Gran Canaria, y cuya amenaza obligó a un avión de pasajeros a desviarse al aeropuerto de Tenerife y forzar un aterrizaje que produjo el mayor accidente aéreo de la historia de la aviación tras colisionar dos aeronaves gigantes.

Quiero terminar señalando a quienes deseen votarle que mi opinión personal o el enfoque que yo tenga sobre el dirigente de la formación de Podemos es algo que carece de importanica alguna. Tan solo deseo hacer constar estos dos hechos para que los tenga en cuenta a la hora de juzgar la honestidad de sus palabras, por afectuosas y fraternales que suenen, pues a razón de sus hechos demuestra un desprecio vil por las consecuencias de estos.

(*) Carlos Álvarez Méndez

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído