Es incongruente pedir asilo político al tiempo que cometen delitos contra los agentes fronterizos en Ceuta

Es incongruente pedir asilo político al tiempo que cometen delitos contra los agentes fronterizos en Ceuta

Independientes de la Guardia Civil –IGC–, manifiesta su protesta por la legalización y por la concesión de asilo o de cualquier forma de legalización de inmigrantes que entran ilegalmente en territorio nacional, y que además utilizan la violencia contra los Guardias Civiles de fronteras, señalan que, es incongruente pedir asilo político al tiempo que cometen delitos contra los agentes fronterizos en Ceuta.

La organización profesional Independientes de la Guardia Civil (IGC) que prepara querella contra los 155 asaltantes de la frontera de Ceuta, -el pasado 30 de agosto-, considera una incongruencia pedir asilo político al tiempo que se quebranta la frontera con violencia de forma tumultuaria para sortear los pasos fronterizos, agrediendo a los agentes de la Guardia Civil, cuando podrían tramitar su entrada pacíficamente cursando su solicitud ante las autoridades españolas o incluso en las embajadas.

Esto es prueba de un negocio ilegal que no se desarrollaría si no hubiera personas que se lucran en su camino hacía el asalto fronterizo, y sin descartar que ese dinero puede haber sido obtenido, no con los ahorros de los asaltantes, sino con dinero de terceros que les pueden apoyar para sumarse a sus negocios legales o ilegales en Europa, al tiempo que por la atención prestada a la inmigración ilegal se dejan de invertir todos los medios y personal en la lucha contra el tráfico de drogas, u otras formas de delincuencia.

Es evidente que estamos ante un problema mucho más complejo que la inmigración ilegal, o la migración económica irregular, si así fuera, y que podemos estar ante un problema mayor de seguridad nacional y orden público.

Tampoco es solución llevar un batallón militar a la frontera, y mantenerlo las 24 horas del día de todos los días, ni rodear Ceuta y Melilla con una burbuja protectora infranqueable. Entre otros motivos porque los ataques no son constantes y continuos, sino esporádicos, con lo que el derroche de fuerzas y medios sería agotador e inasumible por cualquier Gobierno, a no ser que nos fuera la vida en ello.

Con el actual despliegue de efectivos y medios, se tiene una eficacia relativa, porque para poder franquear la frontera se tienen que sumar centenares de asaltantes y ponerse de acuerdo con una organización que les permita desbordar a la Guardia Civil, lo que hace que ello no se repita continuamente, sino esporádicamente. Con la presencia de la Guardia Civil y Policía Nacional en las fronteras, al menos se impiden invasiones menores más asiduas, y también permite que sean localizados los asaltantes y llevados a los CETIs donde tramitan sus peticiones. El problema es más grave precisamente, porque en su empeño no tienen inconveniente en agredir y atentar contra los guardias civiles, por lo que la amenaza para la integridad física de los agentes, debería ser objeto de atención primera, para idear medios de defensa que impidan las lesiones y los ataques personales.

Para Independientes de la Guardia Civil (IGC) el medio disuasorio mejor, es que no logren su propósito, a no ser que existan verdaderos motivos legales para concederles el asilo político, y que sean repatriados con una condena, y con el cumplimiento de la misma si supera el tiempo que exige en cualquier caso, el ingreso en prisión, aún de no tener antecedentes. Aunque ello tenga igualmente un coste económico para España, y para Europa.

Al tiempo ha de activarse, cuando la economía y la demanda de trabajo lo permita, una entrada regular, organizada, contrastadas las identidades y antecedentes de los migrantes, con la colaboración de sus países de origen, para los que puedan asumir esos puestos de trabajo, e incluso para que posteriormente puedan volver a sus países a realizar esos mismos trabajos aprendidos en España, lo que también favorecería el desarrollo de empresas españolas en sus países de origen, que les permitiría el bienestar social, y a las empresas españolas la obtención de beneficios y el pago proporcional de impuestos para mantener a nuestra sociedad.

La necesidad de tramitar los expedientes de asilo político y la concesión de un trámite de audiencia junto con el asesoramiento jurídico con abogados de oficio, y el derecho a un recurso para que una autoridad judicial independiente decida si se dan las circunstancias de hecho y de derecho para concederlo, no evitará que la justicia siga su curso en lo relativo a la comisión de los delitos por violentar la frontera y a las personas que la custodian de forma tumultuaria y organizada.

Es por eso que Independientes de la Guardia Civil (IGC) incide en participar como acusación popular con la representación de la Letrada Nuria Madariaga, promoviendo la acción de la justicia en defensa de la legalidad y de los guardias civiles, junto con la acción de oficio del Ministerio Fiscal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído