EL GOBIERNO SOCIALISTA, SUS AMIGOS, SOCIOS Y COMPINCHES

Pedro Sánchez sale corriendo a los 3 minutos de un barrio de Valladolid donde los vecinos le reciben al grito de «¡sinvergüenza!»

Tres minutos le ha durado el coraje a Pedro Sánchez.

El candidato del PSOE había planeado darse un paseo este 5 de noviembre de 2019 por el barrio de Los Pajaritos, pero apenas llegar y viendo que no recibía aplausos sino gritos de ‘sinvergüenza’ e incluso de ‘hijo de puta’, optó por marcharse corriendo.

Todo empezó mal. Llegó una hora tarde y aunque el socialista Oscar Puente llevaba ‘in situ’ un buen rato intentando calentar el ambiente y tratando de explicar porque sólo se ha limpiado el barrio justo la víspera de la vista de su jefe, nada a ido como estaba previsto por los gurús de La Moncloa.

Pintaba mal, porque Puente, fiel sanchista, no pudo acallar las críticas de un grupo de vecinos que se quejaban por la venta de droga en el polígono y el estado de «abandono» en el que aseguran que se encuentra la zona.

Llegó Sánchez, se bajó del coche y los vecinos empezaron a gritarle «¡sinvergüenza!».

Hubo un intento, patético, de los acarreados por el PSOE al sitio, que corearon como pudieron «presidente» y «guapo», pero los críticos se impusieron y alguna pasaro del «sinvergüenza» al «hijo de puta».

Sánchez simuló iniciar su programado paseo, que consistió en rodear uno de los bloques rehabilitados y volvió a subirse al vehículo oficial para recorrer en él los 500 metros que le separaban del Centro Integrado Zona Este, donde se celebraba un acto público del PSOE.

Se ha ido de ‘territorio comanche’ esbozando una sonrisa, que parecía un rictus de dolor.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído