LAS COSAS DE LOS PROGRES ESPAÑOLES

El ‘escoltagate’ de Irene Montero y Pablo Iglesias estalla dentro de Podemos

El ‘escoltagate’ de Irene Montero y Pablo Iglesias estalla dentro de Podemos
Irene Montero (PODEMOS). PD

A este paso, como siga María Jamardo martilleando desde OKdiario en el escándalo como lleva haciendo desde hace más de una semana, a Pablo Iglesias, Irene Montero y sus compinches de la dirección de Podemos no les va a salvar ni LaSexta de Antonio García Ferreras.

A pesar del manto de silencio que han intentado extender El País, la SER, Atresmedia, los online podemitas y varios periódicos nacionales, eas revelaciones en relación con el trato indigno dispensado por Irene Montero a una escolta contratada de forma irregular han provocado una tormenta de imprevisibles consecuencias en el seno de la sectaria formación morada.

Mónica Carmona Segura, una de las máximas responsables jurídicas del partido y despedida junto al delegado de Protección de Datos, José Manuel Calvente, por advertir de las graves irregularidades que se estaban produciendo en Podemos, ha denunciado en una carta enviada al Consejo Ciudadano Estatal el «grave acto de represalia y posibles coacciones» de las que han sido objeto por investigar las supuestas ilegalidades en materia de Protección de Datos y de Cumplimiento Normativo Penal.

Carmona cita «irregularidades financieras, laborales y de limpieza en la realización de las consultas y primarias del partido», advirtiendo que la extrema gravedad de las mismas «podrían comprometer seriamente al partido como entidad jurídica desde un punto de vista penal, administrativo y reputacional».

Mónica Carmona y José Manuel Calvente.

Además, advierte a los miembros del Consejo Ciudadano que si “finalmente resultara la existencia de delitos», se podría considerar que los acuerdos adoptados por el Consejo de Coordinación, liderado por Montero, obedecen a un «intento de ocultación de pruebas y un delito de encubrimiento».

Democracia y transparencia son palabras incompatibles con la dirección de Podemos, que decidió cortar la cabeza de los máximos responsables jurídicos del partido por investigar el trato vejatorio dado por Irene Montero a una escolta a la que ordenó realizar tareas de recadera.

El hecho de que la contratación de esa trabajadora se llevara a cabo de forma irregular llevó a los abogados de Podemos a investigar lo sucedido, motivo por el cual han sido despedidos de la misma manera que lo fue la escolta.

Así se las gastan quienes, en un ejercicio mayúsculo de hipocresía, se arrogan la defensa de los derechos de la mujer y de los trabajadores. Así se las gastan quienes se comportan de espaldas a la dignidad, la decencia y, según sus propios abogados, la ley.

El «escoltagate» le ha estallado a Podemos.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído