El líder del PP y el del PSOE han mantenido un encuentro en La Moncloa para afrontar temas como Cataluña, la situación económica o la renovación de órganos constitucionales

Casado exige a Sánchez que cumpla la ley, inhabilite a Torra y cancele la mesa de diálogo con los separatistas catalanes

Casado exige a Sánchez que cumpla la ley, inhabilite a Torra y cancele la mesa de diálogo con los separatistas catalanes
Pablo Casado y Pedro Sánchez en La Moncloa. PD

A Pablo Casado no le han temblado ni la voz ni el pulso.

Indiferente a las cortinas de humo lanzadas desde el Gobierno social-comunista, con respaldo de El País, Cadena SER, LaSexta y todos esos medios que promueven sistemáticamente la ‘negociación‘ para camuflar lo que no es mas que claudicación ante proetarras vascos, golpistas catalanes y otros sectarios izquierdistas, ha puesto los puntos sobre las íes: el PP apoyarla los presupuestos si Pedro Sánchez cumple la ley, inhabilita al xenófobo a Torra y renuncia a la mesa de diálogo con los separatistas catalanes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, han mantenido este lunes 17 de febrero de 2020 su primera reunión del año y la octava desde que ambos asumieron sus cargos, un encuentro al que han acudido con muchas cuestiones sobre la mesa y de la que han salido sin acuerdo alguno.

El Ejecutivo dirigido por Sánchez e Iglesias ha emitido a toda prisa, tratando de presentarse como la ‘víctima‘, un comunicado en el que asegura «que el PP no ha variado ninguna de sus posiciones, a pesar de su responsabilidad como principal partido de la oposición y sigue instalado en la estrategia del bloqueo».

Pablo Casado se ha mantenido efectivamente en sus posiciones, pero tras solicitar al presidente socialista que de marcha a atrás a algunas de las disparatadas iniciativas que ha tomado en sus primeros días en La Moncloa.

El líder del PP quiere que el Ejecutivo renuncie a la mesa de negociación con la Generalitat de Cataluña, que no modifique el Código Penal para cambiar la aplicación de los delitos de sedición con el fin de sacar de la cárcel a Junqueras y otros golpistas y que no nombre a Dolores Delgado -la del ‘Marlaska maricón y las comilonas con el comisario Villarejo‘- como Fiscal General del Estado.

«Le he propuesto a Sánchez que avancemos para lograr el orden y la convivencia en Cataluña con la tipificación del referéndum ilegal, combatiendo el adoctrinamiento, evitando la propaganda pública».

POR ESPAÑA

Casado ha reiterado a la salida que ha ofrecido a Sánchez «un compromiso por España«.

Y para ese acuerdo ha puesto condiciones. Entre ellas que rompa con ERC, que no suba los impuestos y que no modifique la reforma laboral.

“La pelota está en el tejado de Sánchez, él puede elegir entre los que quieren empobrecer a los españoles o intentar llegar a acuerdos con aquellos que proponemos un compromiso por España”.

El margen de Sánchez, después de tantas claudicaciones, es muy estrecho, porque está atado a la vez por el pacto que el PSOE firmó con Unidas Podemos y por los chanchullos acordados bajo la mesa con PNV, Bildu, ERC y otros.

Tras el fracaso de este encuentro, desde el Ejecutivo constatan la imposibilidad de poder renovar el Consejo General del Poder Judicial y el resto de instituciones que quedan pendientes como RTVE, el Tribunal de Cuentas o el Defensor del Pueblo.

LAS CUENTAS

Sánchez (120 diputados) necesita al PP (89) y a la coalición entre populares y CiudadanosNavarra Suma (2), para alcanzar la mágica cifra de 210 parlamentarios que permiten renovar solos esas instituciones.

En concreto, el órgano de gobierno de los jueces lleva casi un año sin renovarse. Su mandato, de cinco años, caducó en diciembre de 2018.

En el encuentro se han analizado desde puntos de vista muy diferentes el diagnóstico sobre la situación en Cataluña, sobre la economía y sobre la relación de España con Venezuela.

La última vez que ambos líderes se reunieron fue el pasado 12 de septiembre.

En ese momento, Sánchez aún no era presidente y convocó a Casado en el Congreso para intentar conseguir su apoyo para lograr la investidura.

El resultado fue la imagen de un desencuentro que duró algo más de media hora y del que salieron todavía más distanciado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído