La diputada del PP pone firme a la presidenta de la Cámara Baja

Jiménez Becerril avergüenza por carta a Batet por su pasividad con los herederos políticos de ETA

"Me callé esperando, he de decir sin mucha fe, que usted, señora presidenta, llamara al orden a Mertxe Aizpurua por sus ofensivas palabras, pero no lo hizo"

Jiménez Becerril avergüenza por carta a Batet por su pasividad con los herederos políticos de ETA
Teresa Jiménez Becerril pone a caldo a una Meritxell Batet siempre dispuesta a acercarse a Bildu.

Teresa Becerril, diputada del PP, ha estallado de lo lindo ante la actitud pasiva de la presidenta de la Cámara Baja cada vez que hay que poner firmes a los parlamentarios de EH Bildu.

En una dura misiva publicada en ABC este 24 de junio de 2020, la que fuera hermana de Alberto Jiménez Becerril, asesinado por la banda terrorista ETA en la ciudad de Sevilla en 1998, intenta dirigirse a Meritxell Batet a ver si por esta vía hace caso:

Permítame que me dirija a usted, sra. presidenta, con el respeto que su cargo y su persona me merecen. Han sido varias las ocasiones en estas dos últimas legislaturas, en las que se han saltado todas las barreras respecto al comportamiento de algunos diputados del Congreso.

Una de las más vergonzantes y que seguramente muchos españoles no han olvidado, fue la del bochornoso espectáculo de acatamiento a la Constitución de algunas de sus señorías, quienes en ningún caso se sometieron a la legalidad democrática, sino que con total arbitrariedad, prometieron sus cargos en abierta contradicción con el orden constitucional, con el incomprensible apoyo de la Presidenta, quien dejó claro que todas las formas escuchadas en el Palacio de las Cortes fueron válidas. No merecieron ni la más mínima reprimenda, por parte de quien podía hacerlo; ni quienes prometieron por la República, ni aquellos que lo hicieron por la independencia o por los presos políticos. Todo valía en aquella jornada de burla democrática, que marcaría la tónica de ese circo en el que los partidos nacionalistas han convertido el Parlamento, empujados por la pasividad de quien debería frenarlo.

La gota que ha colmado el vaso, a juicio de Jiménez Becerril, fue lo escuchado en el último pleno:

Por todo ello, cuando escuché en el último pleno a la diputada de Bildu, subir al estrado y hablar de las duras condiciones que sufren en las cárceles españolas, las «Presas políticas vascas» mi reacción natural, fue la de exclamar –¡Que poca vergüenza! ¿Se refiere usted a la terrorista del Comando Andalucía que acabó con la vida de mi hermano y su mujer? Asesina hubiera sido lo correcto–. Y me callé esperando, he de decir sin mucha fe, que usted, sra. presidenta, llamara al orden a Mertxe Aizpurua por sus ofensivas palabras, pero no lo hizo.

Recalca que su gesto de pedir la palabra no era mero capricho, sino una actitud vital para frenar la inmoralidad que allí se estaba viviendo ante la complacencia de la propia Batet:

Y por ello me vi obligada a levantarme y pedirle la palabra, para intentar frenar tanta impudicia. Recuerdo que preguntó, en base a que artículo del reglamento se la pedía y en esos momentos de rabia y tristeza contenidas, no alcancé a recordarlo, pero hoy puedo decirle, que me dirigí a usted en base al «artículo de la dignidad» que debería regir en el lugar que representa la soberanía del pueblo español, donde no se debe permitir que nadie llame «presas políticas vascas» a terroristas, encarceladas por delitos de sangre y que han destrozado la vida de miles de inocentes. Le pedí entonces, que retirara del diario de sesiones, la expresión «presas políticas vascas» e intenté en vano, explicarle el motivo, de la importancia de hacerlo, pero no me escuchó, seguramente esas palabras no le hirieron el alma como a mi y a muchos de los diputados presentes, hartos de tanto abandono, por parte de quien más debería defendernos.

Y asegura que lo que hizo la parlamentaria de ETA fue humillar a las víctimas del terrorismo y al conjunto del pueblo español:

Por ello le pido hoy que reconsidere su postura y que no solo haga lo posible porque esas ultrajantes palabras que dijo la representante de Bildu sean retiradas, sino que de ahora en adelante no permita nunca más que esa humillante e intencionada expresión, que persigue blanquear los crímenes de las terroristas de ETA, se repita en el Congreso.

No solo porque ello humilla a las víctimas del terrorismo, sino porque también ofende a millones de españoles, que han vivido durante más de 50 años bajo el terror de una organización terrorista que ha sembrado de dolor todos los rincones de España, matando a unos para atemorizar a todos y así acabar con la unidad de nuestra nación.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído