El expresidente de Ciudadanos viene evitando realizar valoraciones sobre las decisiones políticas del ‘partido naranja’

Ciudadanos ‘pierde la brújula’: se alía con el PSOE-Podemos, pero culpa de las críticas a Albert Rivera

La dirección de Ciudadanos acusa a su exlíder de los presuntos “movimientos de desestabilización” tras sus negociaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez

Ciudadanos 'pierde la brújula': se alía con el PSOE-Podemos, pero culpa de las críticas a Albert Rivera
Albert Rivera e Inés Arrimadas PD

Ciudadanos parece haber ‘perdido la brújula’.

La dirección del ‘partido naranja’ viene aproximándose y negociando con el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Una decisión política que generó una ola de críticas. Sin embargo, en Ciudadanos prefieren culpar a una ‘mano negra’… la de Albert Rivera.

La cúpula de Ciudadanos considera que el exlíder del partido está detrás de “movimientos desestabilizadores” que viene registrándose en las últimas semanas.

El partido liderado por Inés Arrimadas, que está negociando los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con el PSOE-Podemos, señala a Rivera de las “filtraciones sin fuentes” y otras informaciones anónimas que generan terremotos dentro de Ciudadanos.

Ciudadanos, que pasó de 57 escaños a 10 tras la salida de Rivera, aseguran que el exlíder está implementando una serie de maniobras contra el partido que están “en la misma dirección que el PP y que Podemos”.

Mientras en el ‘partido naranja’ están buscando los orígenes de sus críticas, cada día está más cerca la elección autonómica de Cataluña, que supondrá una prueba de fuego para el partido y para el liderazgo de Arrimadas.

Sin embargo, el descontento dentro y fuera de Ciudadanos está obligando a su presidenta a marcar cierta distancia con el Gobierno del PSOE-Podemos.

Por ejemplo, se vio obligada a hacer el gesto de exigir la retirada de la enmienda en la Ley de Educación que el Gobierno ha pactado con ERC para bendecir que el catalán deje de ser lengua vehicular en Cataluña.

A pesar de que Arrimadas condicionó su apoyo a los Presupuestos a que el Gobierno retire la enmienda a la ley educativa para que el castellano deje de ser considerado lengua vehicular, no apoyará este 11 de noviembre las siete enmiendas a la totalidad a los Presupuestos. Una decisión que beneficia al PSOE y a sus socios de la extrema izquierda.

“Nuestros compromisos con los españoles son dos: mejorar el proyecto del Gobierno para frenar las barbaridades de Podemos y evitar las concesiones a los partidos independentistas. Y no vamos a renunciar a ninguna de ellos” indicó Arrimadas.

Sin embargo, desde la oposición y en el núcleo de su propio partido le mandan un duro mensaje: “gritan mucho pero no consiguen nada”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído