Esther Melgosa acabó borrando el tuit y luego su cuenta en la red social

Una dirigente de las juventudes de la ERC de Rufián reclama la vuelta de ETA: «Hizo muy buen trabajo»

La banda de Arnaldo Otegi asesinó a 54 personas en Cataluña

Una dirigente de las juventudes de la ERC de Rufián reclama la vuelta de ETA: "Hizo muy buen trabajo"
Esther Melgosa y el tuit que borró así como, posteriormente, su cuenta en la red del estornino.

Por si había alguna duda del nivel de inmundicia política y moral que exhiben quienes permitieron con sus votos la investidura de Pedro Sánchez, valga como ejemplo lo expresado en Twitter por la dirigente de las juventudes de ERC en Lérida Esther Melgosa.

Esta jovencita ha dejado claro su insuperable odio a España con un mensaje que dice así:

Yo quiero que vuelva ETA, hicieron muy buen trabajo.

El problema, en cualquier caso, no son ERC o Bildu, que han dado muestras constantes de su odio a España. Ni siquiera Podemos, cuyo acercamiento a golpistas y proetarras viene de lejos.

El problema es que el PSOE de Pedro Sánchez vive instalado en la indecencia y que la miseria política del presidente del Gobierno cursa en paralelo a la degradación ética de un partido que carece de arrojo para decirle a su máximo dirigente que el fin no justifica los medios y menos cuando estos se utilizan de espaldas a la honra.

Ese el problema: que Sánchez ha vendido la honra por un puñado de votos y que la las formaciones políticas que le mantienen en La Moncloa saben que Pedro Sánchez es capaz de tragarse todas las afrentas a España y a los españoles con tal de mantenerse en el poder. Le tienen tomada la medida.

Lo hecho por la dirigente de ERC constituye un delito de exaltación del terrorismo de libro, pero su infamia le saldrá gratis. Actúan en la más absoluta impunidad, envalentonados, mientras Sánchez cumple a la perfección el papel de cómplice de los golpistas y los herederos políticos de una banda de asesinos.

TUIT BORRADO Y CUENTA ELIMINADA

Eso sí, aunque a Melgosa no le vaya a caer encima el peso de la ley, lo cierto es que, bien por la presión de los usuarios de la propia red social o porque alguien le haya dado el queo para que borre todo rastro, lo cierto es que procedió, primero, a hacer desaparecer el vomitivo trino y, después, a eliminar su cuenta en Twitter.

Negar su ‘hazaña’ tuitera será harto imposible porque las capturas circulan por doquier en las redes sociales, pero por supuesto siempre tendrá un argumento para justificarse.

Y ese no es otro que lo que hacen sus ‘mayores’. La campaña del odio contra España y, especialmente, contra Madrid acaba calando en esos cachorros que quieren hacer méritos para escalar puestos en el escalafón del partido.

Ahí está el ejemplo de Gabriel Rufián, considerado interlocutor preferente del Gobierno de Pedro Sánchez, y que ahora reclama ir contra el Madrid de Isabel Díaz Ayuso por tener unas ventajas fiscales que son la envidia del empresariado catalán.

Por eso, sabiendo que la presidenta de la sede de la Puerta del Sol se ha convertido en la resistencia al socialcomunismo, el inquilino de La Moncloa no va a tener remilgos a la hora de intentar asfixiar a Madrid con tal de contentar a los ‘rufianes’ de turno y que así le den el visto bueno a los Presupuestos Generales del Estado.

LA «BUENA LABOR» DE ETA EN CATALUÑA: 54 ASESINATOS

La matanza de Hipercor en Barcelona, el atentado en la casa cuartel de la Guardia Civil en Vic. Solo estas dos acciones sangrientas de ETA sumaron más la mitad de los 54 muertos dejados por la banda terrorista en suelo catalán.

Y, aparte, ahora que se han cumplido 20 años de su asesinato, otro nombre que resuena con fuerza, el de Ernest Lluch, quien fuera ministro socialista con Felipe González y que Sánchez ha intentado, en vano, desvincular como víctima de ETA.

Esta es la relación de la «buena labor» de los encapuchados, a juicio de la joven de ERC Esther Melgosa:

  1. 6 de junio de 1975: El policía nacional Ovidio López Díaz, primera víctima de ETA durante un tiroteo en una sucursal del Banco de Santander en Barcelona.
  2. 14 de octubre de 1986: Ángel González Pozo, otro policía nacional asesinado por los etarras en las puertas del cuartel de la Policía Nacional en la Plaza de España, en Barcelona.
  3. 2 de abril de 1987: Juan Fructuoso Gómez, un transeúnte al que alcanzó en Barcelona el impacto de una bomba colocada en un coche.
  4. 27 de marzo de 1987: Antonio González Herrera, fallecido por la explosión en una furgoneta bomba en el puerto de Barcelona.
  5. 19 de junio de 1987: El atentado del Hipercor de Barcelona: 21 muertos y 45 personas heridas al hacer explosión 20 kilos de amonal en el sótano de los almacenes
  6. 8 de diciembre de 1990: Seis policías nacionales asesinados en Sabadell por la detonación de un coche bomba al paso del furgón en el que viajaban.
  7. 29 de mayo de 1991: Nueve personas asesinadas, entre ellas cuatro niñas, en el casa cuartel de la Guardia Civil en la localidad barcelonesa de Vic.
  8. 13 de diciembre de 1991: José Garrido y Francisco Javier Delgado, policías nacionales, tiroteados de muerte por dos etarra en un comercio del barrio de Les Corts, en Barcelona.
  9. 16 de enero de 1992: Dos suboficiales del Ejército de Tierra, el brigada Virgio Más Navarro y el sargento primero Juan Querol Queralt, ametrallados en las cercanías del cuartel de El Bruch de la Ciudad Condal.
  10. 19 de marzo de 1992: Doble atentado. Enrique Martínez Hernández, de 30 años, artificiero de la Guardia Civil, perdió la vida al estallar un coche trampa, en Llisa d’Amunt (Barcelona) cuando se disponía a revisarlo. A las pocas horas Antonio José Martos, un ciudadano que iba camino de su trabajo, resultaba muerto tras la explosión de un coche bomba en Sant Quirze del Vallés (Barcelona).
  11. 7 de febrero de 1994: El coronel Leopoldo García Campos, de 59 años, asesinado de dos tiros en la cabeza por dos pistoleros en el barrio de Sants (Barcelona).
  12. 19 de abril de 1994: Vicente Beti Montesinos, un anónimo ciudadano que paseaba frente al Gobierno Militar de Barcelona, falleció tras un ataque con lanzagranadas.
  13. 21 de octubre de 2000: José Luis Ruiz Casado, de 42 años y concejal del PP en Sant Adrià de Besòs, asesinado de dos disparos.
  14. 21 de noviembre de 2000: Ernest Lluch, ministro socialista de Sanidad durante la primera legislatura de Felipe González (PSOE), fue asesinado de dos tiros en la cabeza cuando acababa de aparcar su vehículo en el garaje de su casa.
  15. 20 de diciembre de 2000: ETA asesinó al agente de la Guardia Urbana Juan Miguel Gervilla Valladolid, de 38 años en el cruce de la avenida Diagonal de Barcelona con la calle de Numancia.
  16. 17 de marzo de 2001: Santos Santamaría Averaño, mosso d’esquadra, de 32 años, fue la última víctima mortal de ETA en Cataluña. Murió al explotar un coche bomba en la localidad gerundense de Rosas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído